¡El puto DÍA DE MAÑANA no existe!

Cerca de mi casa hay una academia de inglés que ofrece cursos para aprender el idioma a niños de entre 1 y 18 años. ¡Sí, a niños que hace solamente doce meses estaban en la barriga de sus madres!

En fin, a juzgar por el montón de padres que cada tarde esperan a sus hijos a las puertas del centro diría que este moderno centro de idiomas para niños tiene mucho éxito. Imagino que hay un montón de familias que se dejan un pastón encerrando a sus hijos en una aula dos veces por semana desde su más tierna infancia con el objetivo de que hablen la lengua de Shakespeare mejor que sus futuros competidores en el duro mercado laboral.

“Para nosotros supone un esfuerzo pero hay que invertir en su educación para que el día de mañana pueda labrarse un buen futuro profesional”, confiesa Olga mientras acaricia el pelo revuelto de su pequeño Matías, que se muere por ir a jugar a la pelota. “Sí, como padres responsables tenemos que invertir en el futuro de nuestros hijos”, afirma Elena, toda rotunda ella, madre de dos mellizos que salen soñolientos de la academia con sus enormes mochilas llenas de libros y deberes.

Bueno esto me lo acabo de inventar, tengo alma de novelista. Sin embargo, ¿verdad que no te imaginas a Olga o a Elena diciendo que llevan a sus hijos a inglés porque se lo pasan súper bien? En pocas palabras, porque les hace felices aprender inglés…

Por supuesto que no pretendo criticar el estudio de idiomas, todo lo contrario, sino hacerte ver que desde pequeños nos inculcan un modo de vivir en el que HOY hay que hacer cosas que no nos gustan esperando sacar un gran beneficio en el DÍA DE MAÑANA.

Por lo pronto, no parece un modelo de vida demasiado atractivo, ¿verdad? Pues, ¿sabes que te digo? La cosa es aun peor:

¡El puto DÍA DE MAÑANA no existe! ¡Es una trampa!

Volvamos a Teo. HOY tendrá que esforzarse y estudiar mucho para que el DÍA DE MAÑANA consiga plaza en una buena universidad en la que estudiar Derecho. HOY irá a una buena universidad para que el DÍA DE MAÑANA le contrate una firma internacional de abogados. HOY trabajará 14 horas diarias en el bufete a cambio de una mierda de sueldo para que el DÍA DE MAÑANA le acepten como socio. HOY aceptará entrar como socio en el bufete y asumirá muchas más responsabilidades y, por lo tanto, preocupaciones para que el DÍA DE MAÑANA pueda disfrutar de una merecida jubilación… Si es que algún día llega ese puto DÍA DE MAÑANA, claro.

Soy de letras, ya lo advierto ahora, pero a mi me salen estas cuentas: Teo habrá dedicado unos 20 años a estudiar para el DÍA DE MAÑANA (desde los 5 hasta los 25 más o menos). Los siguientes 40, a trabajar para el DÍA DE MAÑANA. Y, para vivir su merecida jubilación le quedarán… ¿Quién lo sabe?

¿Eres creyente? ¡Felicidades! Aún te queda otro DÍA DE MAÑANA: el Cielo, el Paraíso, el Nirvana, etc.

SER LIBERTO es justamente lo contrario. Es vivir para HOY.

¡QUIERO SER LIBERTO!

2 Comentarios
  1. Tania 3 meses

    Jajajajaajajjajajaj tienes más razón que un santo!

    Me parto con tu artículo!

    Soy Tania, compi de este grupo de FB tan concurrido que tenemos ahora y nueva suscriptora, liberta, que lo de los géneros neutros masculinos lo llevo regular…jejejejej

    Tienes una web estupenda y me gusta mucho tu forma de escribir. Además, nos une el amarillo y creo que también la ironía.

    Encantada de estar por aquí!

    Un abrazo

    • Autor
      Francesc Soler 3 meses

      ¡Hola Tania! Gracias por tu comentario y estoy seguro de que tú como yo tampoco te tragas lo del ¡puto DÍA DE MAÑANA! Acabo de entrar en revolucionat.com y tengo que decirte que me ha encantado. Creo que en este tipo de proyectos la primera impresión es muy importante y la tuya es buenísima, creo que refleja a la perfección la libertad que buscas. ¡Nos seguimos leyendo!

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2017 Ser Liberto  | Información Legal | Diseño Web

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?