Cómo evitar que estas Navidades tu casa se llene de cosas y personas que no quieres

Quedan pocos días para las Navidades y te estás agobiando. Te da terror que la locura consumista y los compromisos sociales supuestamente ineludibles se interpongan en tu camino hacia una nueva vida más plena e ilusionante.

SER LIBERTO es dejar atrás todo lo que te esclaviza y, admítelo, a menudo te sientes encadenado a las tradiciones navideñas.

Puede que hayas optado por un modelo de vida minimalista. Es decir, lo que los libertos llamamos ir por la vida ligero de equipaje. Y puede que ahora veas esta forma de vivir seriamente amenazada por las Navidades.

Ciertamente, estas fiestas navideñas son una auténtica prueba de fuego porque el consumismo y los compromisos sociales llegan envueltos de buenos sentimientos y, por lo tanto, se hace mucho más difícil decir no, decir yo paso, o esto no va conmigo.

Hoy quiero darte algunas ideas para vivir las Navidades sin dejar de SER LIBERTO.

Es decir, sin dejar de ser el jefe de tu propia vida. Son consejos para evitar que tu casa se llene de cosas y personas que no quieres.

 

TU MADRE NO ES UN PIJAMA, NI TU ABUELA UN TENEDOR

Quiero que lo tengas muy presente. Que quieras con locura a tu madre no quiere decir que debas guardar en el armario los pijamas que te ha regalado en las últimas diez navidades. Tampoco tienes por que conservar la cubertería de plata que te regaló tu abuela cuando te casaste por primera vez… ¿O fue por tu segundo matrimonio?

¡Las cosas con valor sentimental son un incordio! Tu madre no son esos diez pijamas hechos trizas ni tu abuela esos tenedores de plata a los que sacas brillo dos veces al año y jamás has usado ¡Los objetos son los restos de lo que hemos vivido!

Bueno, hecha esta aclaración vamos a ver cómo puedes conseguir que tu familia y amigos entiendan que no necesitas que te llenen la casa de cosas para que sepas que te quieren y los tengas presentes.

 

5 IDEAS PARA EVITAR QUE TU CASA SE LLENE DE COSAS QUE NO QUIERES

1-PROPÓN REGALAR EXPERIENCIAS. Quizás todavía no te sepas de memoria el DECÁLOGO LIBERTO pero el número IX dice que “nuestra riqueza son nuestras experiencias”, por lo tanto, estas Navidades ¿qué mejor que regalar y recibir experiencias?

En mi caso, por ejemplo, como sé que a mi madre le encanta viajar y mi padre no lo soporta, algunas Navidades la he sorprendido con una escapada de un par de días en alguna capital europea. En los últimos años, nos hemos ido los dos a Londres, Roma, Copenhague y Venecia.

Sonrisas romanas con mi madre, hace ya algunos años… ¡Qué joven me veo!

En Skyscanner siempre encuentro buenas ofertas y, si los compras con unos cuantos meses de antelación, los billetes te pueden salir a precio de chollo. ¡Imagina la cara de tu madre, hermano o amigo si estas navidades le regalas una guía de viajes chula con los billetes dentro!

Si tu presupuesto es más ajustado puedes optar también por regalar desde entradas para el teatro o un vale para un masaje. ¡Sé creativo y regala experiencias a tus seres queridos!

Para evitar que, a cambio, te sigan regalando pijamas propón a tu familia y amigos que este año solo os intercambiéis experiencias. Fijad un presupuesto orientativo y… ¡Viva la imaginación!

 

2-LIBROS Y VINOS. Otra forma de evitar que tu casa se llene de cosas que no quieres es sugerir a tus familiares y amigos que te regalen cosas que sí quieres y que, además, ocupan poco lugar o lo ocupan por poco tiempo (estoy pensando en los buenos vinos, en mi casa son visto y no visto).

Lo que te decía. Por ejemplo, puedes crear un grupo de WhatsApp y sugerir a tu entorno que este año todos os regaléis vinos o libros. El mundo del vino es tan amplio que da para mucho. Hay vinos al alcance de todos los bolsillos y para todos los gustos.

Por si no se nota soy un apasionado del vino y, en España, tenemos la suerte de poder comprar vinos deliciosos por unos precios de risa. Te comento algunos de mis preferidos:

 

Camins del Priorat. Un tinto magnífico de Álvaro Palacios, con una excelente relación calidad-precio. Fruta roja pequeña, especiado y notas de regaliz. Cariñena, Garnacha, Cabernet Sauvignon y Syrah procedentes de distintos viñedos de la comarca del Priorat, principalmente de Gratallops, Porrera y Bellmunt.

Remelluri Reserva 2009. Un clásico. Un Rioja como la copa de un pino elaborado a partir de Tempranillo, Garnacha, Graciano. Notas de fruta negra y roja concentrada. Un vino potente para acompañar una buena comida y sobremesa.

Torres Milmanda. Uno de los mejores vinos blancos que he probado en mi vida (y he probado muchos). Un Chardonnay maravilloso de aroma muy intenso con notas frutales (cítricos, y compota de melocotón) sobre fondos de vainilla muy finos.

Licor de Finocchietto. Junto al más popular limoncello, este licor elaborado a partir de hinojo salvaje es una de las maravillas de la gastronomía de la costa amalfitana. Regalar una botella de finochietto es regalar un poco el sol, el mar o el dolce far niente del sur de Italia. Las veladas en casa de mis amigos Judit y Marcello siempre acaban con una copita (bueno, en realidad nunca es una sola…) de finochietto helado.

Veuve Cliquot. Sin duda, un buen champán. Personalmente, asocio “La viuda” a algunos de los mejores momentos de mi vida. Risas, confidencias y sueños compartidos mientras descorchábamos una, dos y hasta tres botellas de Veuve Cliquot ¡Una celebración de la vida! Gracias, Edu.

 

Y, si el mundo del vino es amplio, ¿qué decir del mundo del libro? Me permites, también, que te aconseje algunos buenos libros para regalar? Echa un vistazo al post que publiqué hace una semana:

¡Cuidado! 5 libros que te pueden cambiar la vida

Son 5 lecturas que, en su momento, tuvieron un fuerte impacto en mi, me hicieron replantear mis objetivos en la vida, me hicieron crecer, me dolieron y me curaron… Sí, me hicieron como soy.

Son 5 obras de ficción o ensayos que, aparentemente, nada tienen que ver con SER LIBERTO, pero ándate con mucho cuidado porque su lectura es explosiva y, estoy seguro de que, si los regalas, te lo agradecerán.

Mira, igual le cambias la vida a tu cuñado 🙂

 

3-REGALOS MULTIUSOS. Si, aún así, quieres regalar o que te regalen algo físico te aconsejo que elijas, preferiblemente, lo que yo llamo utensilios multiusos. Es decir, cosas que hacen un montón de cosas.

Hace ya unas semanas, te hablé de algunos utensilios de este tipo que siempre me acompañan en mis viajes. Sí, sé lo que estás pensando y aciertas: la navaja suiza multiusos es uno de ellos.

Echa un vistazo al post, a ver si te doy alguna buena idea para regalar o para pedir un regalo:

5 utensilios multiusos que te permitirán viajar ligero de equipaje

 

4-EL AMIGO INVISIBLE. Es una buena fórmula para minimizar el gasto en regalos y la acumulación de presentes. En lugar de regalar una chorrada a cada miembro de tu familia o amigos, compras solo un regalo para una de esas personas y, por lo tanto, recibes también uno solo. Si vas a hacer un regalo a una persona te puedes lucir mucho más y no caerás en la tentación de irte a Tiger y comprar 15 regalos de 5 euros que, seamos sinceros, suelen acabar arrinconados en un cajón o directamente en la basura.

 

5-Y SI NO TE HACEN CASO… ¡WALLAPOP! Sí, ya sé que la realidad es muy tozuda y, posiblemente, aunque te hayas esmerado a fondo en hacer apología del minimalismo entre tus familiares y amigos siempre habrá personas para las que no hay Navidad si no hay montones de trastos absurdos envueltos en papel de regalo.

Tranquilo, respira. Ya sabes que Wallapop te permitirá deshacerte del juego de café para seis personas que te ha regalado tu tía-abuela con la mejor de sus intenciones (a pesar de que tu nunca tomas café), de la raqueta de tenis tan bien envuelta con que te ha sorprendido tu hermano (tú creías que era una paletilla de jabugo) e incluso de esa preciosa estilográfica que nunca vas a usar y sabes que si no vendes terminará olvidada en el cajón de los tesoros, junto al reloj de pulsera que nunca te pones y los gemelos con tus iniciales gravadas que sigues sin estrenar 5 años después…

¡Véndelo todo! Pero no uses el dinero para pagar la factura del teléfono sino para hacerte un regalo que te guste. Creo que es una forma adulta y práctica de gestionar los regalos.

Hace unas semanas te contaba que yo mismo me desprendí de 5 cosas que no usaba y, con el dinero que saqué vendiéndolas, me regalé una escapada de fin de semana a Lisboa. Te dejo el enlace aquí:

¡Me voy a Lisboa, invitado por Wallapop! Y tú, ¿aceptas el reto?

 

¡OJO CON LAS INTOXICACIONES NAVIDEÑAS!

¿Te parece duro tratar de evitar que estas Navidades tu casa se llene de cosas que no quieres? Pues ya verás cuando trates de evitar a esas personas (antiguos amigos, cuñado plasta, suegra tóxica…) que te roban tiempo y energía y no te ayudan a crecer.

Si de verdad estás dispuesto a dejar atrás todo lo que te esclaviza y te impide avanzar hacia tu nueva vida de liberto tendrás que tomar algunas decisiones drásticas o sea que coge las tijeras de podar o la sierra eléctrica (quizás la vayas a necesitar) y vamos a cortar por lo sano.

Los libertos no somos unas hermanitas de la caridad dispuestas siempre a ayudar al débil sin esperar nada a cambio. Ni mucho menos un felpudo en el que se limpien las botas las malas personas. Ni queremos serlo ni nos lo podemos permitir. Por muy fuerte y lleno de energía que te sientas no la malgastes con quien no la merece ni subestimes el daño que pueden hacerte las personas negativas o tóxicas.

Piénsalo un poco: ¿cuanto tiempo has desperdiciado con gente insulsa o directamente insoportable por el mero hecho de quedar bien? ¿cuantas veces has sentido que te contagiaban su mal rollo y acababas el día de mal humor sin saber muy bien porqué? O, peor aún, ¡tenías a esas personas sentadas en el sofá de tu casa y les servías café!

Piénsalo: ¿Les regalarías los 60 euros que llevas en la cartera? ¿No, verdad? Entonces, ¿por qué les regalas 60 minutos de tu tiempo? El dinero se puede recuperar, el tiempo no. ¡Ojo con malgastarlo!

 

5 IDEAS PARA EVITAR QUE TU CASA SE LLENE DE PERSONAS QUE NO QUIERES

1-CORTAR POR LO SANO. No soporto la sensación de estar encadenado a nada. Tampoco a las tradiciones. Sin embargo, hay miles de personas que siguen pasando las Navidades con personas a las detestan “porque siempre lo hemos hecho así”. Son personas que, días antes de la las fiestas navideñas, ya están de un humor de perros. ¿Qué triste, no?

Si es tu caso, te recomiendo que cortes por lo sano. Si no te apetece, no vayas. O que no vengan, vaya. Así de simple.

 

2-MINDFULNESS NAVIDEÑO. De acuerdo, quizás la primera opción es un poco radical para ti. Si no puedes o no te sientes con fuerzas para cambiar la situación trata, por lo menos, de verla desde otra óptica. El mindfulness te puede ayudar a conseguirlo.

No, no es ninguna nueva droga de diseño. La meditación mindfulness te enseña a desconectar el piloto automático que a menudo llevas encendido en tu cabeza y romper esos hábitos de pensamiento y comportamiento que inconscientemente repites en tu día a día y te impiden trabajar menos y vivir más.

Te lo cuento en un post titulado ¿Por qué el mindfulness te puede ayudar un montón a SER LIBERTO?

Meditar antes de la comida de Navidad te puede ayudar… ¡De verdad!

 

3-NAVIDADES EN TERRENO NEUTRAL. El terreno de juego (o campo de batalla) en el que se desarrollan las comidas y cenas navideñas es muy importante. Si te toca poner la casa y, además, cocinar para personas que no soportas te puedes sentir no solo invadido sino esclavizado. Por el contrario, si estás invitado a otra casa no solo te puedes ver forzado a asistir sino también a seguir el rollo al anfitrión (reírle los chistes, jugar a cartas aunque lo detestes…).

Una buena salida es alquilar una casa rural y celebrar las Navidades en terreno neutral. Posiblemente todos os sentiréis más libres y la carga de trabajo será mucho más equitativa.

 

4-INVITAR A OBSERVADORES INTERNACIONALES. Como se suele decir, “la confianza da asco” por eso, durante las comidas o cenas navideñas, con dos copas de más, las familias acostumbran a perderse el respeto y por cualquier tontería empiezan a echarse los platos por la cabeza.

Una posible solución es invitar a compartir mesa con vosotros a personas ajenas a la familia. Ese compañero de trabajo japonés que se queda descolgado en Navidad, una pareja de alemanes que están dando la vuelta al mundo y conociste en un bar la noche anterior…

Como a todos nos gusta mostrar nuestra mejor cara ante desconocidos, si sientas al japonés al lado de tu padre o a la pareja teutona entre tus cuñados posiblemente todos harán un esfuerzo para mostrarse simpáticos, ocurrentes y respetuosos.

Los temas de conversación también se harán más divertidos y originales y quizás acabéis improvisando un christmas cake o bebiendo vino caliente y cantando O Tannenbaum.

 

5-IRSE DE CASA. Quizás sea la forma más drástica pero, si lo piensas, también es la más sencilla. Si no quieres que tu casa se llene de personas que no quieres, vete de casa estas Navidades.

Personalmente, lo hice hace un par de años. No porque no me lleve bien con mi familia, todo lo contrario, sino porque quería experimentar una forma distinta de vivir estos días. Total que con mi pareja de entonces nos fuimos a Ámsterdam y pasamos unas navidades muy chulas.

Espero que estas pequeñas reflexiones de liberto y mis consejos te ayuden a disfrutar de estos días.

 

¡Feliz Navidad, liberto!

¡QUIERO SER LIBERTO!

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2017 Ser Liberto  | Información Legal | Diseño Web

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?