Cómo SER LIBERTO sin dejar tu empleo ni mandar a tu jefe a paseo

Sí, quizás a ti te puede parecer la cuadratura del círculo: ¡SER LIBERTO sin dejar tu empleo ni mandar a tu jefe a paseo! Es decir, trabajar menos y vivir más pero sin renunciar a la seguridad que te da tu empleo fijo y, por supuesto, el sueldo a fin de mes. ¡Ah! Y, además, seguir disponiendo de un jefe al que culpar de todos tus males cuando las cosas no salen bien.

¿Es posible? Sí, lo es. ¿Es lo deseable? Bueno, eso ya depende de ti. De qué tipo de liberto quieras ser.

SER LIBERTO es dejar atrás lo que te esclaviza y poner rumbo hacia una nueva vida más plena e ilusionante. Por lo tanto, no es un destino o un puerto de llegada. Es esa dirección hacia donde decides encaminarte. Tú marcas el ritmo y escoges el camino.

Me hace muy feliz recibir a diario mensajes de personas de países, edades y circunstancias distintas que dicen compartir al 100% la filosofía liberto. Sin embargo, algunas de ellas me cuentan que, por distintas razones, no pueden o no quieren dar un giro radical a sus vidas que implique abandonar sus respectivos puestos de trabajo.

¿Puedo SER LIBERTO si no soy bloguera ni me paso la vida viajando? –me preguntaba irónicamente hace unos días una chica que trabaja en una multinacional, en Washington. Por supuesto, le contesté. A pesar de que muchos libertos nos dedicamos a actividades creativas y aprovechamos las posibilidades que nos brindan las nuevas tecnologías para trabajar menos y vivir más esta no es la única forma de SER LIBERTO.

Odio los clichés. También este. Hay mil y una formas de SER LIBERTO. Lo más importante es vivirlo de dentro hacia fuera y no al revés. Por favor, si viajas a Tailandia que sea porque es lo que realmente te ilusiona, no porque creas que como liberto es lo que toca ¡y mucho menos para chulear en Instagram! Recuerda que en el DECÁLOGO LIBERTO decimos que los libertos no buscamos el aplauso, tampoco el de nuestros semejantes.

Por lo tanto, sí, es posible SER LIBERTO sin dejar tu empleo ni mandar a tu jefe a paseo pero, no te engañes, si te pasas el día encerrado en la oficina; si te llevas trabajo a casa y te tocan las tantas repasando informes y preparando las reuniones del día siguiente o si eres esclavo de tu smartphone y tu jefe te bombardea día y noche con emails urgentes, no creo que te quede tiempo ni energía para SER LIBERTO. Es decir, para vivir.

Sin embargo, ¡no desesperes! Tengo una solución que igual te valga si lo que, de verdad, quieres es compatibilizar dentro de lo posible tu actual empleo con SER LIBERTO: el teletrabajo. ¿Te suena?

 

¿EN QUÉ CONSISTE EL TELETRABAJO?

El teletrabajo o home office es, en pocas palabras, trabajar a distancia o trabajar en casa aunque quien dice casa dice cafetería, biblioteca o, ¿por qué no?, playa en Lanzarote.

Gracias al uso de las nuevas tecnologías cada vez hay más profesionales que pueden permitirse el lujo de trabajar remotamente, es decir, sin ir a la oficina. ¿Por qué? Pues sencillamente porque en ella harían lo mismo que pueden hacer en su casa: pasarse unas cuantas horas frente al ordenador y comunicarse con compañeros y clientes mediante email, WhatsApp o Skype.

Estas son algunas de las profesiones que mejor se adaptan al teletrabajo (no, pescador no figura entre ellas):

-Profesiones creativas (escritores, periodistas, músicos…)

-Social Media managers (blogueros, community managers, youtubers…)

-Comerciales

-Programadores y diseñadores gráficos

-Consultores (abogados, economistas, etc…)

-Profesores (freelance o en centros educativos a distancia)

-Traductores

 

5 VENTAJAS Y 5 DESVENTAJAS DEL TELETRABAJO

Empezamos por las 5 cosas que te van a molar de trabajar a distancia y no tener que poner los pies en la oficina:

 

  1. El ahorro de tiempo y dinero en desplazamientos. Pongamos, por ejemplo, que en ir y volver de tu oficina cada día se te van 2 horas. Con el teletrabajo, sin dejar de trabajar ni una hora, ¡ya estás ganando 10 horas para ti!

 

  1. Poder trabajar en un entorno agradable y acogedor. Lo de hogar, dulce hogar es por algo. En verano, además, puedes trabajar mientras tomas el sol en la playa o te aireas tumbado en la hierba de un parque. Hay muchos sitios más inspiradores que una triste oficina para trabajar y ser feliz al mismo tiempo.

 

  1. Comer sano y más barato. Se acabó lo de hacer el tupper la noche anterior o comer un menú en el primer bar grasiento que tengas a tiro. Y, por supuesto, ¡te olvidarás de los sándwiches radioactivos de la máquina de vending!

 

  1. Ir vestido como te dé la gana. Si eres de los que cada día tienen que ponerse chaqueta, camisa y corbata para ir a la oficina valorarás muchísimo poder trabajar en pijama, chándal o bañador (cuando hagas reuniones por Skype ponte, al menos, la parte de arriba).

 

  1. No convertirse en la pareja o padre/madre invisible. Trabajando en casa te será mucho más fácil dedicar tiempo a las personas que quieres. Poder desayunar o comer juntos. Tomarse un respiro a media mañana para jugar con tus hijos o trabajar en lo tuyo mientras tu pareja lo hace en lo suyo acurrucados en el sofá. O sea, nada que ver con desaparecer de la vida de los tuyos antes que salga el sol y no volver a hacer acto de presencia hasta la hora de la cena.

 

Personalmente, además, me concentro mucho más desde que trabajo en casa. Por lo tanto, rindo más y me siento más creativo.

 

Bueno, ahora vamos a enumerar algunas desventajas de trabajar en casa, que también las hay:

 

  1. La soledad. Sí, tras unos meses trabajando desde casa algunas personas echan de menos el contacto físico con sus compañeros de trabajo (¿No pienses mal, eh?). Desde tomar café los lunes a media mañana y comentar el fin de semana a echar unas risas en el bar de la esquina a la salida del trabajo.

 

  1. No separar trabajo de vida privada. O sea que tu jefe crea que como trabajas desde casa siempre que estás en casa estás trabajando y, por lo tanto, disponible. O mucho peor, que llegues a creértelo tu mismo.

 

  1. No quitarse el pijama ni para salir a sacar la basura. Es decir pasar al otro extremo. No ducharse, no afeitarse, no vestirse, no salir… Sí, ya sé que en casa se está muy bien pero ¡cuidado con la agorafobia!

 

  1. No trabajar en condiciones. No todo el mundo dispone de un espacio chulo que cumpla las condiciones optimas para trabajar: iluminación adecuada, entorno silencioso, mesa y silla cómodas… Y, por supuesto, una buena conexión a la red y un ordenador que no sea del año de la catapún o con una pantalla mini.

 

  1. Sentirse culpable por estar enfermo. Está muy bien ser responsable en el trabajo pero no puede ser que tengas la gripe y no seas capaz de decirle a tu jefe que hoy no trabajas por miedo a que crea que te lo estás inventando. Da igual que estés en tu casa. Si estás enfermo, estás enfermo. O sea que ordenador y smartphone apagados y a la cama.

 

TELETRABAJO: ¿QUIÉN TIENE LA ÚLTIMA PALABRA?

Tu jefe. Es así de simple. Por lo tanto, si quieres convertirte en teletrabajador para poder SER LIBERTO tendrás que armarte de valor y de argumentos y llamar a su puerta.

Juan Pañella, director de Gemap, una asesoría de empresas que lleva más de 25 años apoyando a pymes, particulares y emprendedores, me cuenta que el teletrabajo generalmente se regula mediante pactos de convenio, pactos de empresa o pactos individuales en función del tipo de trabajo.

Legalmente, en España, se regula mediante el artículo 13 del Estatuto de los Trabajadores que justamente fue modificado por el Real Decreto-Ley 3/2012 de 10 de febrero, para dar al teletrabajo las garantías oportunas.

Pero bueno, volvamos al quid de la cuestión: ¿cómo plantear a tu jefe que quieres dejar de ir cada día a la oficina? Evidentemente, le puedes invitar a echar un vistazo a www.serliberto.com para que se haga una idea de hacia donde quieres encaminar tus pasos. Sin embargo, quizás a tu jefe lo de SER LIBERTO no le haga ninguna gracia. Por lo tanto, te recomiendo que seas mucho más práctico y se lo plantees como un win-win. O sea, que le convenzas de que perderte de vista será bueno para él y la empresa.

 

¿CÓMO CONVENCER A TU JEFE?

  1. Menos horas de oficina quiere decir menos gasto en electricidad (luz, calefacción, aire acondicionado…) e incluso menos oficina. Es decir, quizás no haga falta disponer de unas enormes y costosas instalaciones si la mayoría de empleados acaban trabajando desde casa.

 

  1. Te tendrá más a mano. Si, parece una paradoja, pero cuando tienes un horario muy rígido la hora de entrada es rígida pero también la de salida. Es decir, a las 18h apagas el ordenador pase lo que pase. En cambio, trabajando desde casa, como a media mañana has podido salir a hacer un recado, luego recuperas y no te importa alargar un poco más para terminar una tarea urgente.

 

  1. Se reducirá el absentismo laboral y la falta de puntualidad. ¿Cuantas veces no has llegado tarde a una reunión porque el tren se ha averiado o has pillado un atasco de esos que hacen historia? Si trabajas desde casa, es difícil que algo te impida trasladarte de tu cama a la mesa del comedor. Bueno, incluso puedes trabajar desde la cama.

 

  1. Serás más feliz y, por lo tanto, posiblemente darás lo mejor de ti y no te pasarás el día en Linkedin buscando un trabajo que se adapte mejor a tu filosofía de vida. Las empresas que ofrecen la posibilidad de trabajar desde casa (total o parcialmente) son mucho más atractivas y les es más fácil retener (y atraer) talento.

 

  1. Si tú haces teletrabajo, él también puede hacerlo. Si ya no tiene que ir a la oficina a controlar a sus empleados, también él puede trabajar a distancia y limitar las horas de trabajo presencial a las que realmente aporten valor.

 

SABER MÁS:

Te recomiendo el libro Cómo trabajar desde Casa: Una guía completa con recomendaciones, herramientas y aplicaciones prácticas que uso en mi día a día, de Alvaro J. Caceres.

 

Una última cosa, si te ha parecido interesante este post que me he currado y crees que puede ser útil a las personas de tu entorno me gustaría pedirte que lo compartas con ellos. Mándaselo por mail, ponlo en tus redes sociales… ¡Qué circule, vaya! ¡Gracias!

¡QUIERO SER LIBERTO!

4 Comentarios
  1. Si, se puede ser liberto sin renunciar a un empleo, sin embargo creo 100% Francesc, que cuando se prueban las mieles del teletrabajo, no querrás volver a los encierros de la oficina. Me parece que el teletrabajo puede ser el primer paso para ser Liberto. Excelente articulo!!!

    Te envío un saludo liberto.

    • Autor
      Francesc Soler 2 meses

      ¡Muchísimas gracias por tu comentario, Jaime! Y creo que llevas razón. El teletrabajo, igual que las reducciones de jornada, pueden ser un primer paso para DEMOSTRARTE a ti mismo que quieres SER LIBERTO y, ya luego, dar el paso definitivo. En mi caso, estuve trabajando 5 años en horario de fin de semana (disponiendo de 4 días libres) hasta que tampoco eso era suficiente. ¡Gracias por leerme y comentar!

  2. Juan Moreno 2 meses

    Muy acertado.
    Hay diferentes formas de trabajar menos y vivir más, como bien dices.
    La más atractiva es ser nómada y viajar. Pero no todo el mundo necesita eso por diferentes motivos, familia, responsabilidades, ¡incluso simplemente porque no le gusta!

    El teletrabajo puede ser una opción genial para conciliar tu vida familiar por ejemplo.
    Es una práctica más habitual fuera de nuestras fronteras, pero cada vez se ven más casos de teletrabajo en España, esperemos que siga creciendo la tendencia.

    Un saludo.

    • Autor
      Francesc Soler 2 meses

      Muchas gracias por tu comentario Juan. Ciertamente, somos muchos los que vamos avanzando hacia un modelo de vida nómada, con el viaje como gran vehículo de crecimiento y aprendizaje. Sin embargo, existen muchas formas de vivir una vida plena e ilusionante. Justamente, esta semana he entrevistado a Míriam Tirado, consultora de crianza, y me cuenta que, para ella, SER LIBERTO era la forma de vivir la maternidad como quería. Míriam no es mochilera ni está recorriendo el mundo pero ha conseguido crear un negocio online exitoso que le permite trabajar desde casa (o la playa) y vivir la vida como quiere.

      ¡Un abrazo!

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2017 Ser Liberto  | Información Legal | Diseño Web

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?