¡Me voy a Lisboa, invitado por Wallapop! Y tú, ¿aceptas el reto?

¿Cuando fue la última vez que hablaste cara a cara con tus queridas pertenencias? Sí, me refiero a tener unas palabras con todas aquellas cosas útiles e inútiles que has ido acumulando a lo largo de los años. Piensa: ropa, libros, objetos de decoración, electrodomésticos… Un sinfín de trastos que llenan cajones, estanterías y armarios de tu casa. ¡Un montón de chatarra especial que orbita a tu alrededor!

Bueno, quizás me estoy pasando un poco pero es que, cuando te acostumbras a vivir solo con lo básico, te das cuenta de hasta que punto tener muchas cosas puede resultar un estorbo o un freno.

Supongo que habrás oído hablar de Marie Kondo, una japonesa experta en organización que ha vendido más de 5 millones de ejemplares de su libro La magia del orden, en el que expone su sencillo método KonMari para transformar los hogares en espacios limpios y ordenados de manera permanente. Leí su libro meses atrás y me resultó muy inspirador, igual que Menos es más de Francine Jay, una guía amena y sencilla para acabar con el desorden y la acumulación que no exagero si digo que me cambió la vida. El objetivo de la autora estadounidense es que nos deshagamos de todo lo innecesario y dejemos espacio para lo esencial en nuestra casas y en nuestras vidas. Menos es más nos muestra como el minimalismo es un camino hacia una vida más sencilla, más ordenada y más feliz.

 

DESCARTAR

Personalmente estoy totalmente de acuerdo con ellas y considero que SER LIBERTO implica ser minimalista. Si ya conoces el MÉTODO DE LAS 7D sabrás que DESCARTAR es un paso muy importante que debemos dar todos los que aspiramos a trabajar menos y vivir más.

Pues bien, hoy me propongo que descubras lo bien que te sientes cuando te deshaces de algunas de tus pertenencias y empiezas a ir por la vida más ligero de equipaje. Que notes que en tu casa y en tu vida hay más espacio para las cosas realmente importantes: la creatividad, la espiritualidad, el amor…

Sin embargo, deshacerse de cosas a veces es traumático (o sencillamente un rollo) pero yo quiero que lo hagas con ilusión y, para ello, se me ha ocurrido que te des un premio.

Deja que te cuente cómo se me ocurrió esta idea a partir de mi propia experiencia. Periódicamente, paso revista a mis cosas. De vez en cuando dedico un rato a deambular por mi casa, abro armarios y cajones, y pregunto mentalmente a mis cosas: ¿tú qué estás haciendo aquí? ¿de qué me sirves? ¿por qué tengo que aguantarte? Mis cosas claro, no dicen ni pío, pero yo también mentalmente respondo en su lugar.

 

Por ejemplo:

Yo: ¡Hola tostadora! ¿Qué haces en mi cocina?

Ella: Pues aquí estoy, sentada en el mármol, te hago las tostadas cada mañana.

Yo: ¡Muy bien guapa, sigue así! ¡Te has ganado el derecho a quedarte!

 

O también:

Yo: ¡Hola bambas-del-año-pasado-hechas-unos-zorros! ¿Qué hacéis en mi armario?

Ellas: Sinceramente, morirnos de aburrimiento, porque hace meses que no nos metes mano… O sea, pie.

Yo: ¡Pues, a la calle!

 

Y así con todo.

Sin embargo, no siempre resulta tan sencillo sacarse las cosas de encima. A veces tus pertenencias se empeñan en quedarse y mienten como bellacas para conseguirlo: qué si soy súper imprescindible, que si no podrás vivir sin mí, que si soy un recuerdo muy bonito…

Esto fue más o menos lo que me pasó hace unos días. Estaba acabado ya la ronda de interrogatorios a mis cosas y no había encontrado nada per nada de lo que pudiera prescindir. ¿Cómo era posible? ¿Es que mi hogar era un ejemplo perfecto de minimalismo?

Me paré a pensarlo un poco y descubrí que, en el fondo, lo que ocurría era que me faltaba motivación para DESCARTAR. El verano estaba terminando, mi viaje a las Islas Feroe empezaba a quedar atrás, estaba un poco bajo de ánimo… Entonces, tuve una idea genial (sí, creo que lo es):

Empezaría a examinar mis pertenencias otra vez pero con un único objetivo: seleccionar 5 cosas valiosas que pudiera vender en Wallapop y, si lo conseguía, con el dinero obtenido me premiaría con un viaje de fin de semana.

¡La sola idea de hacer una escapada de otoño me dio tal chute de motivación que tardé menos de 5 minutos en encontrar 5 cosas para vender!

A saber:

  • Una piel de cebra auténtica que compré en Suráfrica años atrás.
  • Una tetera de decoración que tuve que regatear hasta la extenuación en el bazar de Marrakech.
  • Una báscula digital para alimentos que compré cuando me dio por hacer dieta (nunca hice dieta y la báscula estaba para estrenar).
  • Un aspirador de coche que me regalaron hace un par de años (también estaba para estrenar).
  • Una cama plegable que compré hace un año por si tenía invitados y no he invitado a nadie a dormir, bueno al menos en esa cama… (también nueva a estrenar).

Una semana después ya tenía dinero suficiente para comprarme un pack de esos económicos de vuelo+hotel e irme de fin de semana a… ¡Lisboa! O sea que me voy a descubrir las calles lisboetas invitado por Wallapop.

En lugar de tener 5 cosas que no me hacían falta voy a hacer un viaje que me hará feliz. Filosofía 100% liberto.

¡Ole, yo!

 

EL RETO: 5 COSAS X 1 VIAJE

Y tú, ¿aceptas el reto? ¿Eres capaz de encontrar en tu casa esas 5 pertenencias que te permitirán financiar un pequeño viaje?

Si aceptas el reto, por favor, cuéntamelo en el espacio de comentarios de este post. Dime qué cosas has decidido vender y a dónde te gustaría irte de viaje con el dinero que esperas conseguir.

¡No te flipes, tampoco! Si vas a vender 5 cosas poco valiosas no esperes poder cruzar el charco con lo que saques por ellas. Quizás tampoco hace falta subirse a un avión para hacer una escapadita chula ¿no?

 

Entonces, ¿qué? ¿aceptas el reto? Si te animas a despejar tus armarios y cajones y a irte de paseo con el dinero que saques vendiendo lo que ya no usas, cuéntamelo en el espacio de COMENTARIOS que hay al final de este post. ¡Gracias!

¡QUIERO SER LIBERTO!

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2017 Ser Liberto  | Información Legal | Diseño Web

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?