Mis trucos secretos para seducir con la palabra tras 15 años como profesional de radio y televisión

Por muy profesional que seas y por muy buenos que sean tus productos y servicios, sin comunicación no vas a atraer, convencer y mucho menos vender nada. Las empresas lo saben y los freelance también lo sabemos. Por lo tanto, si quieres SER LIBERTO deberás aprender a comunicar, sí o sí.

Deja que adivine: posiblemente eres muy bueno escribiendo post o redactando manuales y seguro que también te desenvuelves con soltura en las redes sociales. Sin embargo, cuando te pones delante de un micrófono (no digamos ya delante de una cámara de vídeo) te entran todos los miedos y afloran tus inseguridades.

Poco importa que estés solo, frente a tu ordenador, en tu propia casa y sin nadie mirando, cuando empiezas a hablarle a la cámara te vas haciendo pequeño, pequeño, pequeño… Te incomoda ser el centro de atención, crees que no dominas suficientemente el tema del que pretendes hablar y estás seguro que todo el mundo se aburrirá o, peor aún, se reirá de ti.

Sin embargo, lo haces. Le das al REC y te grabas. Es más, repites unas cuantas veces la operación esperando ir mejorando, pero te da la sensación que cada vez lo haces peor: no te gusta nada como suena tu voz, no te reconoces en ella y te parece que hablas a mil por hora y no se te entiende nada. Además, te acabas de dar cuenta que no paras de repetir “bueno”, “vale” y otras muletillas. Y esto no es lo peor de todo: ¡Pareces bizco, haces unos gestos rarísimos con la boca y no sabes tener la manos quietas!

Total, que terminas tu sesión de grabación con la autoestima por los suelos y la sensación que tú no has nacido para esto.

Pues bien, amigo… ¡hay que ponerle remedio! No te queda otra. Dominar la expresión oral es importante para casi cualquier profesional pero si quieres SER LIBERTO es IMPRESCINDIBLE.

 

LA COMUNICACIÓN ORAL, IMPRESICNDIBLE PARA SER LIBERTO

En los últimos años, gracias a Internet, están apareciendo un montón de nuevas profesiones ideales para SER LIBERTO. Estoy pensando, por ejemplo, en los siguientes perfiles:

 

  • Blogger
  • Formador de e-learning
  • Coach
  • Podcaster
  • Youtuber

 

¿Qué tienen todas estas profesiones en común? Pues muy sencillo, están íntimamente ligadas a la expresión oral.

 

Pero es que, en mayor o menor medida, prácticamente todos los profesionales necesitan o necesitarán dominar la expresión oral. O sea que da igual que seas escritor, profesor de yoga o cocinero, si quieres trabajar tu marca personal y tener presencia en las redes sociales, también tendrás que dominar el arte de hablar en público ya sea en un estudio de radio, una aula de formación o haciendo un Facebook Live mientras cocinas.

 

LA EXPRESIÓN ORAL, MI MEJOR HABILIDAD

Soy un hombre de radio. De 2000 a 2013, trabajé como periodista en Catalunya Ràdio, la radio pública catalana, y durante bastante tiempo fui locutor de su canal de noticias 24h. Esto quiere decir cientos de horas de directo que me sirvieron para ganar mucha confianza delante del micro. En la radio aprendí a sacar el máximo partido de mi voz, a proyectarla debidamente, a usar un tono agradable y cercano, a improvisar, a hablar más despacio y sin vacilaciones, y a prescindir de las muletillas para tener un discurso más pulcro.

También soy un hombre de tele. En 2013, debuté en televisión como tertuliano especializado en política en programas informativos de RTVE, TV3, 8tv o Cuatro. Estas colaboraciones, que sigo haciendo periódicamente, también fueron muy valiosas para mejorar otros aspectos relacionados con mi expresión oral. Me ayudaron a perfeccionar mis habilidades discursivas, aprendí a expresar mis ideas ordenadamente de forma improvisada y gané muchísima soltura ante las cámaras.

En una tertulia política se aprende mucho de expresión oral, ¡a veces a golpes! 

Pues bien, hoy quiero compartir contigo mis trucos secretos para seducir con la palabra tras 15 años como profesional de radio y televisión. Quizás algunos de los consejos que voy a darte a continuación te parezcan muy de sentido común, pero paradójicamente éstos suelen ser los primeros que, a la hora de la verdad, pasamos por alto y nos hacen cometer errores importantes.

 

5 CONSEJOS PARA SEDUCIR CON LA PALABRA

1-Lee mucho y, si puede ser, buena literatura. Para seducir con la palabra hace falta que sepas muchas palabras y la mejor forma de ampliar vocabulario es leer, leer y leer. Está muy bien que leas blogs como éste (¡mil gracias!), periódicos o manuales profesionales, pero te recomiendo que también leas buena literatura. En las grandes novelas, no digamos en la poesía, encontrarás un léxico exuberante que te ayudará a enriquecer tu discurso. 

Hay personas que, sin tener una voz particularmente bonita, enamoran cuando hablan porque saben escoger muy bien las palabras que usan.

2-Exprésate con sencillez. ¡Ojo! Que te aconseje que amplíes tu vocabulario no significa que debas hablar de forma pedante con frases interminables llenas de palabrejas que nadie usa ni entiende. Usar un estilo enrevesado lleno de tecnicismos no te convertirá, a ojos de tu público, en un experto sino, con perdón, en un coñazo. Piensa que, mientras te escuchen, muchas personas estarán whatsappeando, ojeando su Facebook o regalando likes en Instagram. O sea que, si no quieres que desconecten, trasmíteles argumentos comprensibles, con frases cortas y palabras sencillas.

3-Escoge un referente. ¿Cómo aprenden los niños? Imitando, ¿verdad? Pues tú puedes hacer lo mismo. ¡No te estoy diciendo que te conviertas en un mal imitador del inimitable Iñaki Gabilondo! Lo que te aconsejo es que, si te gusta su forma de hablar, prestes atención no solo a lo qué dice sino también a cómo lo dice. Fíjate en cómo estructura su discurso, en qué lenguaje emplea, en cómo modula su voz, en el ritmo que imprime a la locución… Cuando lo tengas analizado, trata de incorporar a tu propio estilo algo de lo que hayas aprendido de éste profesional de la palabra.

4-Sé tú mismo y muéstrate. No trates de ser Gabilondo. No ganarás nada intentándolo y, además, fracasarás. Mi consejo es que seas tú mismo delante del micro o la cámara. No trates de esconderte por miedo a no gustar. El público agradece mucho la autenticidad y, si consigues trasmitir seguridad y se te nota relajado, estoy convencido que te lo meterás en el bolsillo. Sí, aunque creas que tienes una voz demasiado chillona o que hablas un poco despacio. Jorge VI de Inglaterra consiguió vencer su tartamudez y conquistar el corazón de los ingleses como muestra la película “El discurso del rey”, ¡tú también puedes hacerlo!

5-Aprende a respirar. Sí, ya sé que sabes respirar. Bueno, espero que mal que bien lo estés haciendo en este momento… ¡Es broma! Lo que te aconsejo es que tomes consciencia de tu respiración y aprendas a usarla a tu favor. La respiración es la base de una buena expresión oral. Si sabemos controlar nuestra respiración, nos será mucho más fácil tranquilizarnos antes de hablar en público. La respiración también nos permite proyectar y modular la voz, además de marcar los tiempos en el discurso. O sea que… ¡a respirar bien!

 

EJERCICIO: RESPIRACIÓN DIAFRAGMÁTICA

Te propongo un pequeño ejercicio para que aprendas a dominar la respiración diafragmática (también llamada respiración abdominal porque lleva gran cantidad de aire a la zona baja de los pulmones, que es la que tiene más capacidad, por ello garantiza una mejor ventilación, captación de oxígeno y limpieza de los pulmones con la exhalación).

¡No uses solo la parte superior de tus pulmones!

Ponte de pie y coloca la mano derecha sobre tu abdomen. La izquierda, colócala encima de tu pecho. ¿Listo? Ahora inspira profundamente y trata de llenar la zona del abdomen. Si lo haces correctamente, notarás que tu mano derecha se mueve, mientras que la izquierda permanece quieta.

La respiración diafragmática te ayudará a proyectar tu voz y, además, hará que te relajes y te sientas menos tenso.

 

EJERCICIO: PROYECTAR LA VOZ

Proyectar la voz no es gritar. Tenlo muy presente porque, si estás dando una charla y empiezas a forzar la voz para que se te oiga desde el fondo de la sala, lo único que conseguirás será cascarte las cuerdas vocales y acabar con dolor de garganta.

Para proyectar la voz deberás aprender a usar todos los elementos de resonancia de tu cabeza (fosas nasales, garganta, labios…) y, cómo te decía antes, respirar diafragmáticamente.

Hay un pequeño ejercicio que, personalmente, hago siempre minutos antes de hablar en público. Se trata de ejercitar la vibración bucal haciendo que las palabras resuenen en tu interior. A mi, me va muy bien repetir unas cuantas veces el clásico mantra budista om u otra combinación de letras tipo aum y notar como estos sonidos resuenan en mi cabeza. Así, además caliento las cuerdas vocales.

 

EJERCICIO: VOCALIZACIÓN

Que se te oiga está muy bien pero es importante que cuando hables también se te entienda. No es un chiste, ¿eh? Muchas personas, incluso youtubers con millones de seguidores (no daré nombres), hablan con la boca medio cerrada, se comen las letras, y no hay manera de entenderlas.

Para mi, el mejor ejercicio para trabajar la vocalización sigue siendo el clásico de ponerse un lápiz en la boca de manera que quede sujeto horizontalmente entre los labios y los dientes y empezar a leer en voz alta. El lápiz nos obliga a exagerar los movimientos faciales y a articular mejor. Lo puedes hacer periódicamente para ir perfeccionando tu pronunciación o, a modo de calentamiento, antes de hablar en público.

 

Y, FINALMENTE,… ¡MIS TRUCOS SECRETOS PARA SEDUCIR CON LA PALABRA!

Bueno, lo prometido es deuda. Ha llegado el momento de compartir contigo mis trucos secretos para seducir con la palabra. Son pequeñas estrategias que me permiten dar brillo a mi expresión oral cuando hablo y ganarme con mayor facilidad al público. Es decir, atraer, convencer y, finalmente, vender (sea una idea o un producto).

 

1-Implico al público. Si lo tengo sentado frente a mi, le hago preguntas y si no… ¡También!

-¿Sabes a qué me refiero?

-No te oigo pero bueno seguro que sí. Me refiero a establecer un diálogo con mi público, como estoy haciendo ahora mismo contigo 🙂

2-Cuento algo de mi. Los temas no interesan a la gente. Le interesan las historias. O sea que siempre trato de incluir elementos de storytelling basados en mi experiencia.

3-Incluyo palabras de la calle. Meter un mola, friki o coñazo en un discurso serio tiene algo de provocación que me encanta. Creo que le da vida.

4-Lanzo una exclusiva. Como periodista sé que las personas que dan buenos titulares molan o sea que siempre trato de sacarme un conejo de la chistera para captar el interés del público. En el momento oportuno suelto una frase del tipo “nunca lo había dicho antes pero…”, “quiero aprovechar para anunciar…” o “por primera vez me gustaría decir…”. Nunca falla.

5-Hablo con mi cuerpo. Sí, el cuerpo habla también y puede reforzar o perjudicar mi discurso. O sea que me preocupo por como me muevo, qué postura adopto y también como me visto. ¡Todo ayuda!

 

¿QUIERES QUE TE AYUDE A MEJORAR TU EXPRESIÓN ORAL?

Como te habrás dado cuenta, el mundo de la expresión oral me apasiona y estoy convencido que es una de las herramientas más importantes para los profesionales del presente y del futuro.

Por todo ello, además de trabajar en radio y televisión, hace tiempo que también ayudo a personas a mejorar esta poderosa habilidad comunicativa. Lo he hecho en las aulas de la Universitat Internacional de Catalunya, como profesor del Taller de Radio. También impartiendo anualmente una master class sobre formatos radiofónicos a los alumnos del Máster en Liderazgo para la Gestión Política en la Universitat Autònoma de Barcelona. O, cómo mentor en oratoria, haciendo formaciones para empresarios que desean aprender a hablar en público.

MENTORÍA ONLINE EN ORATORIA

Pues bien, como liberto también me gustaría compartir contigo todo lo que he aprendido sobre expresión oral, tras 15 años como profesional de radio y televisión y unos cuantos más como formador.

Humildemente, creo que una de las mejores formas que tengo de ayudar a otras personas a liberarse es ofreciéndoles mis servicios como mentor online en oratoria.

Sí, ya sé que hay un montón de manuales publicados sobre expresión oral y cursos muy completos que te prometen que hablarás en público mejor que Barack Obama en pocas semanas pero, por mi experiencia, sé que lo único que realmente funciona es practicar y practicar y practicar y tener a un experto a tu lado que te guíe, detecte tus fallos y te muestre técnicas y herramientas adaptadas a ti para mejorar.

He diseñado este servicio de mentoría online en oratoria para poder adaptarme al 100% a tus necesidades y poderte dar una respuesta individualizada.  

Si quieres saber más sobre el servicio de mentoría online en oratoria mándame un correo sin ningún compromiso a info@serliberto.com. Estaré encantado de contarte en detalle cómo podría ayudarte a mejorar tu expresión oral.

¿Qué te parece si nos ponemos a trabajar?

¡SER LIBERTO es pasar a la acción!

¡QUIERO SER LIBERTO!

2 Comentarios
  1. Berenice 2 semanas

    Francecs,

    WOW, si que eres un experto de la comunicación oral. Un post de mucho contenido de valor. Muchas gracias por compartir. Ademas lo reflejas a la hora de comunicar con tu blog, ese lenguaje tan sencillo y amigable, pareciera que estas enfrente y das la sensación de una persona cercana. Y claro que los libertos nos olemos y también nos atraemos :), sera por eso que me siento tan a gusto y en confianza?

    Te dejo un saludo y ya me apunte a ser liberto !

    • Autor
      Francesc Soler 2 semanas

      ¡Muchas gracias, Berenice! Una de las mejores cosas que tiene SER LIBERTO y el mundo del bogging en concreto es las ganas de ayudarnos los unos a los otros y a voluntad de compartir lo que sabemos. ¡Seguimos así!

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2017 Ser Liberto  | Información Legal | Diseño Web

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?