Testimonios que inspiran: Ubay Serra, terapeuta y autor de un blog de viajes, filosofía y desarrollo personal

Creo que tiene toda la razón Henry Miller cuando escribe que “nuestro destino de viaje nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas” puesto que, de un viaje, siempre volvemos distintos. Personalmente, me atrevería a decir incluso que, en buena medida, somos los viajes que hemos hecho.

La dimensión espiritual o filosófica del viaje (en sentido literal, pero también como metáfora de la vida) tiene un papel fundamental en el blog de viajes, filosofía y desarrollo personal de Ubay Serra.

En el momento de realizar esta entrevista 100% inspiradora, Ubay está viajando por México (arriba, en la fotografía, lo puedes ver en el impresionante complejo arqueológico de Teotihuacán).

-Te formaste y trabajaste como fisioterapeuta, empezaste luego estudios de Osteopatía y, en un momento determinado, ¡zas! pasó algo… ¿Por qué decidiste dar un giro a tu vida y, como aquí decimos, SER LIBERTO?

-Pues pasó que empecé a sentirme preso en una espiral absurda que dejó de tener sentido para mí. Mi vida se había convertido en algo demasiado predecible, prefabricado y falto de los estímulos necesarios para seguir creciendo como persona.

Mis últimos treinta años de vida los había pasado formándome y estudiando, trabajando, pagando facturas y vuelta a empezar. Entre medio, realizaba algún que otro viaje para escapar de todo aquello, pero aquél no era el estilo de vida que deseaba tener.

En mi fuero interno latía la necesidad de dedicar tiempo a mi persona, a mis hobbies, a mi crecimiento personal y a mi autorrealización. Tenía una amplia formación académica, una profesión que me permitía vivir muy bien y una vida estable. Pero me faltaba algo. El éxito profesional y el dinero habían dejado de tener demasiada importancia para mí; necesitaba vivir tal y como mi alma me pedía.

En ese momento, decidí tratar de vivir de una forma más alternativa y, en lugar de seguir con aquel estilo de vida, puse mis esfuerzos en crear una forma de vida que me permitiera trabajar y dedicarme a mí mismo a partes iguales.

Hoy en día trabajo la mitad del año, la otra mitad la paso viajando y tomándome períodos sabáticos para formarme y llevar a cabo mis hobbies, como el surf, la salsa o la escritura de libros. 

Ubay, en la costa de la Martinica.

-Yo siempre digo que SER LIBERTO es un poco ser un bicho raro. ¿Cómo vivió tu entorno el hecho de que decidieras empezar a vivir de una forma alternativa a la mayoría de gente?

Pues al principio mal, ya te puedes imaginar. Mi padres me educaron para hiciera lo que me gustara y lo que me hiciera feliz. Se lo agradezco en el alma. Y así lo hice. No hubo problema al principio, pues estudiaba y trabajaba, como todo el mundo, y tenía un estilo de vida típico y normal. El problema empezó cuando mi forma de vivir incluía pasar largas temporadas fuera de casa y lejos del país. En ese momento, empezaron los miedos y algunos reproches por su parte. Sin embargo, con el tiempo, al ver que era feliz, que no me pasaba nada malo y que me ganaba la vida, lo fueron aceptando. Hoy en día, lo tienen perfectamente asumido; así que, todo marcha bien entre nosotros.

En cuanto a mi mis amigos, pues hay de todo. Algunos ni me entienden ni comparten mi estilo de vida. Otros me admiran y han seguido, de una forma u otra, mis pasos. Y los hay que quisieran vivir como yo, pero tienen miedos y limitaciones mentales que les impide intentarlo.

Al igual que la familia, los que no me entendían, han acabado aceptándome. Los que han seguido mis pasos, son ahora íntimos compañeros de vida. Otros se han alejado de mí, lo cual ha facilitado que haga nuevas amistades con personas que comparten unos valores y un estilo de vida más afín al mío.

-¿Cómo se gestó y lanzó viajealaesencia.com?

Viajealaesencia.com nació producto de una profunda necesidad personal de compartir con los demás varias facetas de mí mismo que me definen como persona: la de viajero-aventurero y la de filósofo-amante del desarrollo personal. Además, también me encanta escribir. Así pues, mi blog me permite llevar a cabo mi pasión por la escritura y, simultáneamente, compartir con los demás no sólo mis viajes; sino también valores, técnicas y herramientas de desarrollo personal. El objetivo final del blog es ayudar a que cada cuál descubra su potencial y viva sus sueños.

Entonces, aproveché el período sabático más largo que me he tomado hasta la fecha (18 meses) para hacer varios cursos de formación encarados a crear mi propio blog y empezar a crear contenido. Dos años más tarde, mi página web se ha consolidado y, desde entonces, he escrito ya dos libros, uno de viajes y otro de desarrollo personal. Y espero que la lista crezca muy pronto.

-Viaje a la Esencia tiene una vertiente muy chula sobre desarrollo personal además de post que son una invitación difícil de rechazar a vivir nuevas aventuras y ampliar horizontes (yo, personalmente, me pido Madagascar) ¿Cómo monetizas tu proyecto?

-Primeramente, decirte que la monetización de mi proyecto no es ninguna prioridad para mí. Esto puede chirriar a oídos de muchos aspirantes a nómada digital, que pretenden vivir de sus proyectos online. No digo que vivir de un blog sea imposible, pero es complicado y requiere mucho trabajo. Ello desmotiva rápidamente a muchos bloggers cuyo objetivo principal es hacer dinero con su página web, pues ven que pasan los meses sin que lleguen las visitas y, por supuesto, el dinero. Por suerte, mi motivación principal nunca fue hacer dinero, pues tengo una profesión que adoro y que me permite vivir holgadamente. Mi blog me aporta satisfacción y realización personal.

Sin embargo, viajealaesencia.com me proporciona actualmente pequeños ingresos que me permiten cubrir gastos y tomarme unas cañas o ir a cenar por ahí de vez en cuando. Dicho esto, decir que la monetización de mi blog viene fundamentalmente de dos vías. La primera es la venta de mis libros que, de forma regular, me proporcionan algunos ingresos. La segunda es el marketing de afiliación. Estoy afiliado a varias empresas de viajes, de hosting y a Amazon. Y también tengo acuerdos de afiliación con otros blogueros, así que vendo alguno de sus cursos y saco mi correspondiente comisión.

Hay otras vías mucho más lucrativas, como crear tu propio curso online o vender servicios en función de tu especialidad o conocimientos. Así pues, si eres psicólogo, coach o profesor de yoga o de idiomas (por citar algunas disciplinas), puedes vender tus servicios y sacar un buen dinero. En ese caso, tu blog es una plataforma ideal para darte a conocer.

No obstante, yo no uso estas últimas vías, pues soy fisioterapeuta y osteópata, y mis pacientes llegan por otras vías. Además, en mi blog hablo poco (pero hablo) de temas relacionados con las terapias, ya que me centro más en los viajes y el desarrollo personal.

-¿Qué encontrarán los lectores de SER LIBERTO en tu libro Viaje a la Esencia. Un terapeuta por los cinco continentes?

Viaje a la Esencia. Un terapeuta por los cinco continentes es mi primer libro, se trata de una obra autobiográfica de viajes, pero también es un libro sobre estilo de vida. En él, relato mi “vieja” vida, ésa de la que hablaba al principio y en la que, a pesar de tenerlo todo y de seguir una vida estereotipada que encajaba con el modelo social imperante, no me sentía feliz ni realizado.

Luego, describo el proceso que me llevó a dar un cambio radical en mi forma de vivir, momento en que dejé mi trabajo en París, me tomé un año sabático para terminar mis estudios de osteopatía y empecé a vivir viajando por el mundo.

Finalmente, comparto las vivencias, aventuras, anécdotas y aprendizajes que acumulé durante mi primer gran viaje, que me llevó a trabajar siete meses como fisioterapeuta en la exótica isla de Mayotte para, posteriormente, viajar otros tres meses por la África profunda.

Como decía al principio, se trata de un libro de viajes y aventuras, pero es también un libro motivacional que te hará creer en ti, pues demuestra de forma práctica que vivir de otra forma y ser fiel a uno mismo SÍ es posible.

Viaje a la Esencia tiene un componente filosófico o espiritual que lo diferencia de muchos otros blogs de viajes.

-Los libertos nos consideramos nómadas y nos gusta viajar ligeros de equipaje. ¿Qué cosas te llevas siempre en tus viajes?

-Normalmente llevo una mochila grande y otra más pequeñita.

En la mochila grande llevo:

  • Calzado de montaña.
  • Complementos de montaña: camiseta y malla térmica, gorro térmico, luz frontal, navaja suiza, mechero, crema solar, superglue…
  • Un neceser con productos de higiene: champú, cortauñas, kit para afeitarme, desodorante, antimosquitos…
  • Un neceser/botiquín: vendas, tiritas, betadine, antiinflamatorios, antidiarreicos, purificadores de agua…
  • Un neceser con elementos tecnológicos de soporte y otros: disco duro externo, cámara deportiva, adaptador de corriente, tarjetas SD de recambio, tarjeta de crédito de recambio…

En la mochila pequeña llevo (esta última no la llevaba en mis primeros viajes, pero es la parte “digital-profesional-de-emergencia”):

  • Ordenador portátil
  • Carpeta con papeles: especialmente si tengo que llevar documentos para trabajar como fisioterapeuta en el extranjero.
  • Dinero en efectivo de emergencia y una tarjeta de crédito de recambio.
  • Kit de descanso: tapones para orejas, máscara para dormir, y placas de descarga dental.
  • Una muda de ropa de emergencia.

También llevo siempre conmigo una riñonera con:

  • Cartera, dinero, tarjeta de crédito
  • Cámara fotográfica
  • Documentos de identidad
  • Auriculares, cepillo y pasta de dientes
  • Candado, libretita y bolígrafo.

-¿Qué cinco destinos recomendarías a los lectores de SER LIBERTO, personas que quieren trabajar menos y vivir más?

-Es complicado recomendar destinos, puesto que cada país se adapta a las necesidades personales, profesionales o espirituales de cada uno de forma diferente. En mi caso, habré viajado alrededor de unos 50 países hasta la fecha, así que te recomendaré 5 destinos según mis gustos personales.

  1. Madagascar: un lugar todavía salvaje y muy intenso donde puedes ver flora y fauna endémica increíble y perderte por lugares todavía perdidos de la mano de Dios. Es muy barato, aunque es recomendable dominar un poco el francés.

 

  1. Brasil o Cuba: Dos países que me marcaron. Pero más allá de todos sus tesoros y virtudes, lo que más me impactó fue su gente. En ambos países vibré con la forma de ser de sus habitantes, pues es muy abierta, social y expresiva. Tanto en Cuba como en Brasil conecté muy bien con su gente y descubrí una faceta de mí que en España estaba un tanto apagada: la de relacionarme de forma abierta, desinhibida y sincera con desconocidos.

 

  1. India: Te permite conocer una cultura completamente diferente y vivir en un entorno único: calor húmedo, fuertes olores, comida picante… Sus costumbres no tienen nada que ver con las europeas y, a veces, te sientes poca cosa cuando ves a tu alrededor gente pobre y moribunda y, justo al lado, gente rica con sus coches de lujo. Parece que, si mueres allí, te van a lanzar a la basura y nadie se va a enterar. Sin embargo, tras unas cuantas diarreas y, una vez superado el shock inicial, lo disfrutas a tope, pues es un lugar barato, seguro y muy estimulante.

 

  1. Nepal: El paraíso para los amantes de la naturaleza y el trekking. Pasé un mes caminando de aldea en aldea por la región de los Annapurnas. Me encantaría volver y descubrir la zona del Everest.

 

  1. Algunos departamentos de ultramar franceses, pues muchos de ellos son vírgenes, casi libres de turismo y prácticamente desconocidos, lo cual es un lujo en nuestros días. La oportunidad perfecta para descubrir nuevas culturas y trabajar (técnicamente pertenecen a Europa, con lo cual hay posibilidades laborales y buenos sueldos). Mis preferidos: La Reunión y Nueva Caledonia.

-¿Tú próximo viaje?

-Mientras escribo estas líneas estoy viajando por México, un país que me está encantando, pues su gente es amable y se trata de una nación particularmente rica en cultura, historia y gastronomía. Además, es maravillosamente barato. Así pues, me quedo con este país. Después de México, descansaré unos meses en España y luego, Dios dirá; me encantaría explorar a fondo Argentina o Nueva Zelanda.

Gracias Ubay por compartir tus experiencias y reflexiones con SER LIBERTO. ¡Sigue disfrutando con tanta plenitud de este gran viaje que es la vida!

¡QUIERO SER LIBERTO!

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2017 Ser Liberto  | Información Legal | Diseño Web

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?