Escapada a Cabo de Gata: 4 días de auténtico dolce far niente

Para empezar el otoño, nada mejor que una escapada con amigos a Cabo de Gata (Almería). 4 días de auténtico dolce far ninete por las hermosas playas de este parque natural, con el único propósito de disfrutar de los pequeños grandes placeres de la vida, entre ellos, el de la gastronomía.

Hoy, quiero compartir contigo mi pequeña ruta por el Cabo de Gata, pero antes deja que te dé un par de datos sobre un espacio mágico que, encima, es parque natural.

 

Datos básicos sobre el parque natural del Cabo de Gata-Níjar

Según recoge la web de la Junta de Andalucía, el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar fue el primer espacio marítimo-terrestre protegido de la comunidad autónoma. Debido a los contrastes entre el medio marino, el litoral y el terrestre, a las numerosas especies exclusivas que alberga y a las características propias de uno de los ecosistemas más áridos de Europa, fue también reconocido por la UNESCO como Reserva de la Biosfera y Geoparque Mundial.

Cabo de Gata-Níjar cuenta con los 50 kilómetros de costa acantilada mejor conservada del litoral mediterráneo europeo.

Uno de los rasgos más significativos de Cabo de Gata es su carácter humanizado. Numerosos cortijos abandonados, sistemas de aprovechamiento de agua y viento como norias, aljibes y molinos, reconocidos todos ellos como Bien de Interés Cultural, se integran en el paisaje y son el testimonio de una cultura ligada al aprovechamiento tradicional de los recursos naturales.

El paisaje abrupto de Cabo de Gata casa a las mil maravillas con las construcciones blancas y minimalistas.

 

Mi escapada de 4 días en coche a Cabo de Gata

Sé que me queda mucho por ver y por hacer en Cabo de Gata pero quiero compartir contigo los lugares que he visitado y algunos de los restaurantes en los que hemos comido como reyes durante estos 4 días, por si te sirven de inspiración.

 

DÍA 1: LAS NEGRAS, AGUA AMARGA Y FERNÁN PÉREZ

Salimos de Barcelona a las 05:30 de la madrugada y, parando un par de veces, a las 14:00 ya estábamos en Cabo de Gata. Fuimos directamente a Las Negras, la localidad donde nos alojábamos, pero antes de ir al cortijo que habíamos reservado, nos dimos un homenaje de bienvenida en Bar Restaurante Aurora (Cantos Rodados, 33): cigalas, fritura, pulpo… Todo delicioso, regado con un verdejo fresquísimo y a buen precio.

Un autohomenaje de bienvenida a Cabo de Gata.

Por la tarde, después de dejar el equipaje en el cortijo, nos fuimos a Agua Amarga, otro pueblecito de casas bajas y paredes encaladas, con una playa perfecta para bañarse y disfrutar de los atardeceres.

Decidimos entregarnos al más puro dolce far niente y pasamos la tarde en el agradable patio del Costamarga (Aguada, 248) a pie de playa, bajo la sombra de sus árboles frondosos.

En Cabo de Gata, jugar al dominó es una de las mejores formas de pasar una tarde de dolce far niente.

Las mesas del local, poco a poco se llenaron de parroquianos para jugar animadamente al dominó y, puesto que la tradición dice aquello de “donde fueres, haz lo que vieres”, entre copa y copa nos entregamos a este juego.

Por la noche, nos fuimos a Fernán Pérez, uno de los pocos pueblos de interior de Cabo de Gata. A pesar de estar a un tiro de piedra del mar, conserva el encanto y la autenticidad de los antiguos núcleos rurales.

Nos habían recomendado cenar en el bar de la plaza del pueblo y no nos defraudó: chipirones, camarones rebozados, cabrito estofado, pollo al ajillo… Lo sirven en pequeñas raciones que vas pidiendo, pidiendo… y, sin darte cuenta, acabas con la mesa llena. Por suerte, los precios son más que aceptables.

 

DÍA 2: LA ISLETA DEL MORO

La Isleta del Moro es un pequeño pueblo pesquero situado junto a un colosal peñón y una isleta de la que recibe su nombre: La isleta del Moro Arráez. Antiguamente, fue frecuentado por árabes y piratas berberiscos en busca de tesoros.

La playa de la Isleta del Moro es de esas que te metes en el agua y vas caminando y caminando y el agua no te llega ni a la cintura. O sea que, para los niños pequeños, es una pasada.

La Isleta del Moro, una aldea típica de pescadores con unas playas perfectas.

Tras un rato de baño, buscamos restaurante para comer y como en La Ola (un restaurante que nos habían recomendado con una terraza frente al mar) no había sitio, nos fuimos a Café Bar Calagrande (Plaza de los Escullos) y acertamos porque las parrilladas de pescado que pedimos estaban de muerte.

Desde el peñón, las vistas son espectaculares y, si haces la caminata después de comer, ayuda a hacer la digestión 🙂

 

DÍA 3: MOJÁCAR Y PLAYA DE LOS MUERTOS

Mojácar está incluida en la red de Pueblos más bonitos de España por algo: es un pueblo de postal. Mojácar Pueblo es un laberinto de calles encantadoras con casas de inspiración Mudéjar de un blanco inmaculado, llenas de geranios y bugambilias. En Mojácar Playa, el núcleo moderno de la población, se encuentran un sin fin de sofisticados clubes y restaurantes a pie de playa. Mojácar es, sin lugar a dudas, una visita obligada para el turista y ello se nota en sus calles llenas de tiendas de souvenirs y en los precios de sus restaurantes… Total, que después de callejear toda la mañana nos fuimos a Mojácar Playa a comer.

Mójacar, visita obligada para cualquier escapada a Cabo de Gata.

Salimos de Mojácar por la carretera de la costa para descubrir una de las joyas de Cabo de Gata: la playa de Los Muertos. Creo que en mi vida no me había bañado en una playa de aguas tan azules y cristalinas. La de Los Muertos es una larga playa de más de un kilómetro situada en el municipio de Carboneras. Se accede a ella por un caminito de unos 700 metros y bastante desnivel. ¡Te garantizo que el esfuerzo merece mucho la pena!

Playa de Los Muertos, 20 minutos de bajada (y luego de subida) por un caminito… ¡pero merece mucho la pena!

DÍA 4: LAS NEGRAS

Y llegó el momento de volver a casa. No sin antes desayunar en el Hogar del Pensionista (Congrio S/N) de Las Negras. Sí, no te rías. Hacen unas tostadas deliciosas y a buen precio (jamón serrano, queso curado, sobrasada picante…). Como comprobarás, ¡en su terraza hay de todo menos pensionistas!

 

RECOMENDACIÓN LIBERTO: reserva tu alojamiento en SolBooking y te devuelven hasta un 14% del importe para gastar en Amazon o Cepsa

Sí, es un chollo. Si reservas tu alojamiento en SolBooking, te devuelven hasta un 14% del importe de la reserva (si vas unos cuantos días es una pasta) en cheques regalo para gastar en Amazon o Cepsa.

SolBooking es un portal de reserva hotelera especializado en destinos de playa que cuenta con más de 1 millón y medio de alojamientos en todo el mundo. En Cabo de Gata, en concreto, encontrarás una amplia oferta de hoteles y casitas (lo que allí llaman cortijos).

Estos son algunos de los alojamientos disponibles en SolBooking para Cabo de Gata.

Nosotros, nos decidimos por un pequeño cortijo de dos habitaciones en la población de Las Negras que tenía un patio muy agradable en el que incluso pudimos hacer una barbacoa.

Aquí, nuestro cortijo en Las Negras.

2 Comentarios
  1. Keren 2 semanas

    Es precioso como yo estando aquí en la capital, no he podido ir. Me da vergüenza. Pero a ver si nos animamos mi pareja y yo y disfrutamos también que lo tenemos cerca. Unas fotografías magníficas. Mejor redacción. Un saludo!!

    • Autor
      Francesc Soler 2 semanas

      ¡Muchas gracias por tu comentario! Es un lugar maravilloso al que sin duda volveré pronto. Me queda mucho por descubrir, todavía de Almería y Andalucía, en general. Y, te comprendo perfectamente, a veces, nos vamos al otro lado del mundo y tenemos una joya como Cabo de Gata muy cerca. ¡Abrazo!

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2018 Ser Liberto  | Aviso Legal |Política de Privacidad | CookiesDiseño Web

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?