10 preguntas para descubrir si hay personas tóxicas en tu entorno y por qué deberías alejarte de ellas

Los libertos somos buena gente y nos gusta ayudar pero, que tengamos tiempo y estemos dispuestos a compartirlo con nuestro entorno social, ¡no quiere decir que vayamos a permitir que las personas tóxicas nos usen como un felpudo para limpiarse la mierda (con perdón)!

Piénsalo un poco: ¿cuánto tiempo has desperdiciado quedando con gente insulsa o directamente insoportable por el mero hecho de quedar bien? ¿Cuántas veces has sentido que te contagiaban su mal rollo y volvías a casa de mal humor, sin saber muy bien por qué?

Quizás pienses que, bueno, tampoco es para tanto. ¿Seguro? Deja que te haga una pregunta: a esas personas que no te aportan nada, pero siguen en tu lista de contactos, a esas personas que te cargan con su negatividad y te desestabilizan con su toxicidad, pero las sigues viendo una vez al mes porque os conocéis desde pequeños, ¿les regalarías los 60 euros que llevas en la cartera? No, ¿verdad? Entonces, ¿por qué les regalas 60 minutos de tu tiempo?

Piénsalo bien: el dinero se puede recuperar, el tiempo no. ¡Ojo con malgastarlo!

 

¿QUÉ RASGOS DEFINEN A UNA PERSONA TÓXICA?

Quizás, antes de seguir adelante, deberíamos preguntarnos de qué estamos hablando cuando decimos que alguien es una persona tóxica. Hay quién dice que persona tóxica es la forma moderna de referirse al clásico idiota pero tratemos de precisar un poco más.

La mayoría de personas tóxicas reúnen algunos de estos rasgos (las más tóxicas, claro está, los reúnen prácticamente todos):

ENVIDIA: Son personas profundamente envidiosas que llevan muy mal el éxito ajeno.

RAJAR: Seguro que conoces a personas que, sin tener ni idea de nada, lo primero que hacen es rajar de tu trabajo, de cómo vistes, de lo que comes, de lo que votas… Les sale de natural. Se trata, en el fondo, de un mecanismo de defensa ante todo aquello que les es nuevo o desconocido.

MENTIRA: Todos colamos alguna mentirijilla, de vez en cuando. Sin embargo, hay quien adopta la mentira como modo de vida.

MEDIOCRIDAD: Quizás creas que las personas mediocres no son tóxicas, pero trata de contagiarles tu alegría por haber decidido ser liberto y verás… El conformista, el pesimista, el que arroja la toalla, no es que sea tóxico, ¡es que es radioactivo!

MANIPULACIÓN: Hay personas realmente hábiles manipulándote sin que te des cuenta. Son personas que nunca van de frente y que se valen de todo tipo de argucias para usarte en su propio beneficio.

VICTIMISMO: Su objetivo es dar pena y, en la medida de lo posible, hacerte sentir culpable de su desdicha. Siempre parece que son los que más hacen, los que más dan, los que más aman… Y todo el mundo les decepciona. Unos mártires, vaya. ¡No los soporto!

QUEJICAS: Una variante de lo anterior. Son personas que han encontrado en sus problemas la forma de ser el centro de atención y, por lo tanto, no dudan en lucirlos y magnificarlos. Qué cenas más divertidas nos dan, ¿verdad?

CHISMORREO: Uno de los deportes preferidos de las personas tóxicas. Secretitos, confidencias, medias palabras…. ¡Puaj!

PARASITAR: Se trata de personas que te chupan la energía, creatividad, amor, dinero… sin ofrecerte nada a cambio o muy poco. Se nutren de los otros porque son incapaces de hacer nada por si solas.

AUTORITARISMO: Son personas que siempre tienen que salirse con la suya y que les da igual lo que quieran los demás. Solo están pendientes de sus gustos, deseos, caprichos… Napoleones de andar por casa.

PSICÓPATA: Sí, cómo lo oyes. Los profesionales dicen que es un tipo de persona cada día más frecuente. Son esos seres que se sienten poderosos y convierten a los demás en meros objetos de usar y tirar. Personas sin remordimientos que no toleran la frustración y no toleran los límites porque los interpretan como que les están robando la libertad.

 

Seguro que leyendo este listado te han venido a la cabeza un montón de personas que conoces: colegas de trabajo, amigos, familiares… O sea, tu entorno social. Pues bien, por muy independiente que te creas, por muy lleno de fuerza, alegría e ilusión que te sientas, debes ir con mucho cuidado con ellas.

Enfrentarse día a día a un entorno tóxico no solo es muy cansado y, por lo tanto, debilitador, sino que puede impedirte, por ejemplo, enfrentar un proceso de reinvención personal y profesional tan ambicioso como es ser liberto.

Para profundizar un poco más en el tema podemos dividir a nuestro entorno en tres grupos: amigos-colegas de trabajo, familia y pareja.

 

“ENTREVISTA CON EL VAMPIRO”… ¡CUANDO TU AMIGO SE ALIMENTA DE TI!

En “Entrevista con el vampiro”, el chupasangre interpretado por Tom Cruise creo que tiene todos los rasgos para ser considerado un amigo súper tóxico que, además, no hay manera de que muera… Brad Pitt es su sufrido amigo. Sí, los amigos tóxicos te vampirizan.

Sin embargo, hacerse amigo de una persona tóxica no es lo más común. Bueno, de hecho sería un poco estúpido hacerse colega de un tío tóxico, ¿verdad? A menudo, lo que pasa es que hay amigos que se vuelven tóxicos o, dicho de otro modo, que la relación de amistad adquiere toxicidad.

¿Por qué ocurre esto? Bueno, no hay una sola razón. Las personas cambiamos y aquel amigo que a los 14 años era una persona sana, divertida y llena de alegría puede que, al cabo de un tiempo, se acabe volviendo retorcido y amargado. ¿Qué la vida no le ha tratado bien? De acuerdo, pero creo que eso nunca puede ser excusa para envenenar las vidas de sus amigos.

Hay algunos comportamientos que nos indican claramente que una relación de amistad se ha vuelto tóxica:

1-Todo lo que haces, dices y piensas le parece mal. Esta bien que tus amigos sean exigentes contigo y te digan las cosas a la cara por tu propio bien pero, cuando cuestionan todos y cada uno de los pasos que das, no lo hacen para ayudarte sino… ¡para joderte!

2-Dicen que te admiran, pero en el fondo te envidian. ¡Ay la envidia! Si un amigo o amiga te envidia es muy probable que no desee tu éxito o felicidad sino justo lo contrario, que te pegues una buena leche. O sea que ojito con ese amigo que no se atreve a ser liberto pero se cree con derecho a aconsejarte sobre lo que debes o no hacer con tu vida.

3-Son muy graciosos, quizás demasiado. Como sois amigos parece que tienes que aguantarle todas sus gracias. Es más, debes soportar estoicamente que te haya convertido en su chivo expiatorio, en el objeto de sus bromas pesadas. ¡Un amigo no es un sparring!

4-Parece que siempre estéis en un velatorio. Una cosa es quedar un día para ahogar las penas y otra muy distinta que las penas sean siempre las protagonistas de vuestras quedadas. ¡Acabarás deprimido y alcoholizado si no cortas esa relación!

 

¡SI TU MADRE ES COMO MERYL STREEP EN “AGOSTO”, TIENES UNA FAMILIA TÓXICA!

Si no has visto “Agosto”, te recomiendo un montón esta película sobre una familia que atesora grandes dosis de toxicidad. Te copio la sinopsis para que te hagas una idea de la magnitud de la tragedia:

La familia Weston se reúne a raíz de la desaparición y posterior suicidio del padre. Es agosto, y el calor enrarece el ambiente. En la casa materna, en Oklahoma, se encuentran, después de mucho tiempo, todos los miembros de la familia. La madre, una mujer enferma de cáncer y amargada, (Meryl Streep) es adicta a las pastillas. Barbara, la hija mayor, (Julia Roberts) enfrenta problemas en su matrimonio y las dificultades de una hija adolescente. Karen (Juliette Lewis) intenta, por enésima vez, tener una relación de pareja estable; Ivy (Julianne Nicholson), la única de las hijas que permaneció en la casa, planea una vida independiente a los cincuenta años. Los conflictos de los Weston, exacerbados por la muerte del padre y el calor de agosto, construyen el escenario para que cada uno los personajes pueda poner sobre la mesa su respectiva verdad. (Fuente: Wikipedia).

Si te ha tocado una familia tóxica o un familiar tóxico lo siento por ti porque no se admiten devoluciones 🙂

 

“DURMIENDO CON SU ENEMIGO” O CUANDO TU PAREJA ES UN PERSONA TÓXICA

¿Te acuerdas de la peli? Martin y Laura (Julia Roberts) viven, al parecer, el matrimonio perfecto en su estupenda mansión pero él es un cabronazo de mucho cuidado.

Creo que es una de las situaciones más tristes y difíciles de gestionar: tener la sensación de que quien más debería quererte y, por lo tanto, apoyarte y hacerte sentir mejor se ha convertido en tu enemigo…

Si en tu relación de pareja se dan a menudo algunas de estas situaciones plantéatelo… Tu pareja tiene todos los números de ser tóxica:

Notas que cada vez tienes la autoestima más baja. Normal, vives con un chupóptero que se nutre de tu energía. Puede que, a pesar de ser una persona fuerte y llena de vida, acabes aceptando como normal que tu pareja te pisotee y hasta asumas que es lo que te toca (a pesar de que cuando te casas en ningún sitio diga “aguantar a un gilipollas hasta que la muerte os separe”).

El chantaje emocional forma parte de vuestro día a día. O sea, se porta como un cabrón pero luego lo siente mucho y hasta llora un montón y se arrepiente. Te promete que cambiará, que os iréis de viaje y cuando tú, tonto perdido, vuelves a ver la vida de color de rosa… ¡Otro zasca!

Miedo a la soledad. Admitámoslo, muchas personas mantienen unas relaciones lamentables por el puro y simple hecho de que quedarse solas les da terror. Personas que han pasado de las faldas de mamá a las de su pareja sin haber aprendido a estar bien consigo mismas. Pues bien, quizás ha llegado la hora de hacerse mayor y descubrir que puedes ser tu mejor compañía. Es más, que si no te llevas bien contigo mismo difícilmente podrás crear unos lazos afectivos sanos con otras personas.

 

10 PREGUNTAS PARA DESCUBRIR SI HAY PERSONAS TÓXICAS EN TU ENTORNO

Te propongo que reflexiones sobre los lazos que te atan a una persona en concreta a partir de las siguientes preguntas:

 

1-¿Es capaz de compartir tu felicidad y éxitos o, por el contrario, sientes que le provocan amargura?

2-¿Te hace sentir culpable a menudo?

3-¿Tienes que pensar muy bien lo que haces o dices para que no se ofenda y, por lo tanto, no puedes mostrarte tal y cómo eres?

4-¿Sientes que eres siempre tú el que debe cargar con sus problemas pero que le importan un pimiento los tuyos?

5-¿Está, a menudo, celoso de los vínculos afectivos que tienes con otras personas?

6-¿Te fuerzas a llamarle o quedar con él, no porque te apetezca, sino porque sientes que debes hacerlo?

7-¿Te cuesta contarle tus preocupaciones por miedo a sentirte juzgado?

8-¿Te cuesta contarle tus sueños e ilusiones por miedo a que no te tome en serio o te ridiculice?

9-¿Dejas que siempre decida él (dónde comer, qué película ver…) porque solo le importan sus gustos y deseos?

10-¿Sientes que te apagas tras pasar un rato con él?

 

¿POR QUÉ DEBERÍAS ALEJARTE DE LAS PERSONAS TÓXICAS QUE HAY EN TU ENTORNO?

Porqué no van a cambiar. Desengáñate. Es así de simple. El camino hacia la toxicidad no suele tener vuelta atrás.

Bueno, claro que puede haber honrosas excepciones. Personas valientes que adquieran consciencia de tu toxicidad y decidan ponerle remedio buscando ayuda, acudiendo a un profesional, o empezando a practicar formas de meditación como el mindfulness

Sin embargo, cuando una persona se ha pasado al lado oscuro básicamente te quedan dos opciones:

1-Dejar que te arrastre.

2-Alejarte y salvarte.

Si decides alejarte y salvarte sé firme en tu decisión. Puede que algunas de esas personas, cuando se den cuenta de que te han perdido, vuelvan a ti prometiéndote cambiar… Claro que puedes darles una segunda oportunidad y una tercera y una cuarta y una quinta…

Nos entendemos, ¿verdad?

Sé que alejarse de un amigo, familiar o pareja no es fácil por muy tóxico que sea. El proceso de desintoxicación será más o menos largo en función de lo enganchado que hayas estado a esa persona.

 

¿CÓMO ROMPER CON UNA PERSONA TÓXICA?

Pues de forma gradual o cortando por lo sano. Si se trata de un amigo o colega de trabajo puedes ir espaciando las quedadas hasta… ¡dejar de quedar! Si es mínimamente inteligente, se dará cuenta de que, si no le propones quedar con frecuencia o, cuando él toma la iniciativa tu siempre tienes alguna excusa para no verle, no tienes interés en que sigáis quedando.

Si no se da por enterado tendrás que ser más claro. Si te da miedo quedar para romper vuestra relación porque temes que se te caliente la boca o, todo lo contrario, acabar cediendo ante su victimismo, le puedes mandar un e-mail, frío, razonado y con las palabras muy medidas. ¿Qué te parece?

Si la persona tóxica es tu madre (digo madre porque es una de las figuras familiares más importantes pero, por supuesto, podría decir padre, hermano, cuñado, abuela…) es probable que no puedas romper por lo sano. En ese caso, te aconsejo que minimices daños.

No hace falta que comas con ella caaaada domingo, si siempre acabáis a grito pelao. Si las Navidades son un suplicio, pues pon tierra de por medio y pásalas en Tailandia. ¿Dices que se va a enfadar? ¿Pero si ya lo está siempre!

Posiblemente, romper una relación sentimental con una persona que se ha vuelto tóxica sea lo más duro. Los buenos tiempos te pueden confundir y llevar a aceptar un presente de mierda porque en el pasado fuiste muy feliz con él. Puede, además, que seas presa de una especie de síndrome de Estocolmo que te lleve a disculparle comportamientos totalmente intolerables. Y, por supuesto, el entorno también influye.

Una separación es incomoda para todo el mundo y, a menudo, padres y amigos piensan antes en su propio bienestar que en el tuyo tratando de que sigas adelante con una relación que hace aguas por todos lados. ¿Mi consejo? Si tu pareja es una persona tóxica sácala de tu vida.

¡Qué no te de miedo la soledad! Cuando has estado con una persona tóxica, descubrirás que es muy sana 🙂

 

Y LO MÁS DIFÍCIL… MIRARSE AL ESPEJO. ¿Y SI TU TAMBIÉN TIENES RASGOS DE PERSONA TÓXICA?

¿Y si eres tú la persona tóxica? ¿Y si eres el principal responsable de tener relaciones tóxicas con amigos, familiares, compañeros de trabajo… o, por lo menos, corresponsable?

No te preocupes. Todos tenemos un poco de envidioso, cotilla, rajador o manipulador… Si eres capaz de admitirlo ya tienes mucho ganado… ¡Si fueras un psicópata pensarías que nada de esto va contigo!

Todos podemos mejorar la calidad de nuestras relaciones sociales y trabajar para que sean lo más sanas posibles. Para mi, es una parte primordial del camino hacia ser liberto.

 

“DESCARTAR”, UNO DE LOS PASOS MÁS IMPORTANTES DEL MÉTODO DE LAS 7D

En una época en la que los amigos se cuentan por cientos o miles en las redes sociales, gracias a la perversión de la palabra amigo, yo te aconsejo que practiques el minimalismo afectivo. Es decir, que pienses detenidamente con quienes quieres compartir tu tiempo. O sea, tu vida.

Del mismo modo que no hay sitio para todo, tampoco hay tiempo para todos. Tenlo muy en cuenta. Y si Francine Jay nos dice: «El minimalismo es hacer espacio para lo que más importa», yo añado que también es liberar tiempo para los que más importan.

Le dedico unos cuantos capítulos en mi libro SER LIBERTO: el libro que tu jefe no quiere que leas. ¿Te animas a leerlo?

Mira, el capítulo 18. Poda de chupones, un fragmento cañero para animarte a hacer limpieza en tu entorno social, empieza así:

¿Te ha parecido duro desprenderte de un montón de trastos que no te servían para nada o directamente te estorbaban? Pues ya verás cuando empieces a cortar de raíz a los chupones, esas personas que te roban tiempo y energía y no te ayudan a crecer.

– Eliminar

– Borrar

– Unfollow

– Suprimir

– Cortar

¿Consideras que son palabras negativas? Pues para un liberto son algunas de sus más preciadas herramientas. Si de verdad estás dispuesto a dejar atrás todo lo que te esclaviza y te impide avanzar hacia tu nueva vida de liberto, tendrás que tomar algunas decisiones drásticas, o sea que coge las tijeras de podar o la sierra eléctrica (quizás la vayas a necesitar) y vamos a cortar por lo sano.

¡Cómpralo, ya!

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?