SER LIBERTO: una presentación que habría gustado al Dios de las pequeñas cosas

Quiero dejarlo claro ya desde la primera línea de este post: escribo esta crónica sobre la presentación de mi libro en pleno subidón liberto, provocado por el torrente de afecto, buen rollo y positividad que el jueves pasado inundó la librería que acogió el acto.

Quizás te suene excesivo e incluso cursi, pero sigo en las nubes y, la verdad, no me apetece volver a poner los pies en el suelo hasta dentro de una temporadita. O sea que prepárate para leer una colección de muestras de gratitud, reconocimiento y elogio a todas las personas que arroparon la presentación del libro.

En esta vida, creo que hay que ser agradecido y, aunque quienes nos rodeen ya sepan que les queremos, es bueno decírselo de vez de cuando. O sea que aquí va mi recordatorio:

¡OS QUIERO UN MONTÓN!

Lo digo ahora aquí y lo dije ya al principio de la presentación. Quise empezar agradeciendo, en primer lugar, la presencia de tantas personas queridas para mi. Personas que decidieron aparcar compromisos y obligaciones para dedicarme una parte de su tiempo sean más o menos libertos. Como liberto, sé que el tiempo es lo más valioso que tenemos en esta vida y esta vida la única que tenemos. Por lo tanto, de nuevo, ¡GRACIAS  A TODOS!

En segundo lugar, quise hacer también un agradecimiento lleno de afecto a Ángel, por abrirme las puertas de su preciosa librería On the Road para la presentación de un libro independiente y raro como es SER LIBERTO: el libro que tu jefe no quiere que leas.

Ángel es un librero valiente que, con mucho esfuerzo y arriesgándo a tope, está convirtiendo un pequeño local situado en un callejón estrecho y tranquilo, a pesar de estar a un tiro de piedra del Palau de la Música, en uno de esos espacios con alma que celebran la cultura.

Para montar la presentación, Ángel contó con la complicidad de sus simpáticas vecinas que aportaron sillas extra hasta llenar completamente la librería para que casi todos pudiéramos estar apretujados pero cómodamente sentados. Él y yo nos sentamos en unos taburetes, colocados encima de una pequeña tarima, para hablar durante un poco más de una hora sobre SER LIBERTO.

A pesar de mis años como periodista y tertuliano, empecé un poco nervioso, lo admito, supongo que porque lo que iba a decir era muy importante para mi y me tocaba muy de cerca, pero en seguida me solté el pelo y, sin ni siquiera consultar las notas que me había preparado para organizar un poco mis ideas, me lancé a contar con pelos y señales lo que para mi supone ser liberto.

A partir de la lectura de mi libro, Ángel se había preparado una serie de preguntas inteligentes, oportunas y provocadoras que sirvieron para ir abordando los principales aspectos de este camino hacia una vida más plena e ilusionante que yo llamo ser liberto.

Las miradas cómplices y las sonrisas de los asistentes me decían que el mensaje llegaba y gustaba. Entre el público, además, había muchos coprotagonistas de mi historia personal como liberto, con los que he compartido todo este proceso de reinvención personal y profesional.

Con Sandra Guerrero, sandraguerrero360.com, cómplice liberto y buena amiga.

Hacia el final de la presentación, cuando todos nos habíamos relajado, habíamos reído un montón y había empezado el turno de preguntas del público, tomé consciencia de estar viviendo uno de esos momentos que recordaré toda mi vida y pensé que instantes como ese hacen que la vida merezca mucho la pena.

Con Cristian, de turistips.com, apasionado de los viajes y cada día más liberto

¡Ojo que ahora viene una cursilada de nivelón!

En esa pequeña librería, un jueves cualquiera y mientras, a pocos metros de distancia, cientos de turistas gritones se hacían fotos ante la fachada del Palau y compraban baratijas en las tiendas de recuerdos, tuve la sensación de que se estaba produciendo algo realmente mágico.

Tiene huevos que lo diga una persona atea como yo, pero tuve la sensación de que el Dios de las pequeñas cosas nos sonreía. Es la deidad que me he inventado para explicar los pequeños grandes momentos que nos regala la vida, tomando el nombre de la fantástica novela homónima de la escritora india Arundhati Roy.

¡Cada día somos más!

Estoy convencido de que cada día seremos más los libertos que no estamos dispuestos a seguir aplazando nuestra felicidad y haré lo posible para crear nuevas oportunidades que nos permitan juntarnos y compartir así momentos maravillosos como lo fue la presentación de mi libro.

¡Espero contar contigo en la próxima quedada!

¿Todavía no tienes el tuyo?

¡QUIERO SER LIBERTO!

4 Comentarios
  1. Sandra Guerrero 1 semana

    Me ha hecho mucha ilusión leer el artículo, ¡doy fe del estupendo ambiente que se respiraba en la librería! Al final ya no quedaban ni sillas 🙂

    Y gracias por poner la foto que nos hicimos juntos, ¡me encantó volver a verte en persona!

    Un abrazo,
    Sandra

  2. David 6 días

    Lástima no haber podido ir. Voy. A por el libro!

    • Autor
      Francesc Soler 6 días

      ¡Gracias David! Espero con muchas ganas tus comentarios sobre el libro y, si te apetece, una foto cuando lo tengas en tus manos, me encanta ver que SER LIBERTO va llegando. ¡Abrazo!

      PD: Por cierto, ¡felicidades por tu web!

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2018 Ser Liberto  | Información Legal | Diseño Web

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?