¿Te atreves a SER LIBERTO durante una semana?

¡Feliz 2018! ¿Qué tal ha empezado tu nuevo año? Posiblemente igual que los anteriores, ¿verdad? Te has hecho algunos buenos propósitos y puede que incluso los hayas apuntado en un pedazo de papel: Objetivos para 2018. ¿Qué has hecho después con tu lista de grandes retos para el nuevo año? ¿La has colgado en la nevera o la has guardado en ese cajón en el que si buscas un poco encontrarás también las listas de objetivos para 2017, 2016, 2015…?

Si tienes tus listas a mano y las comparas estoy convencido de que año tras año tus buenos propósitos son prácticamente los mismos. ¿Qué quiere decir esto? Pues que te has pasado un año más en plan Escarlata O’Hara en “Lo que el viento se llevó”, diciéndote a ti mismo: “ya lo pensaré mañana”.

Bueno, pues métete en la cabeza que, para los libertos, el puto día de mañana no existe o no importa. SER LIBERTO es vivir en el hoy y para el hoy. Por lo tanto, ¡manos a la obra!

A ver, ¿tienes o no hecha tu lista de buenos propósitos para 2018? En caso que no sea así y estés falto de inspiración, te voy a enumerar algunos de los principales objetivos que las personas, quieran ser libertos o no, acostumbran a fijarse cada principio de año:

  1. Dejar de fumar
  2. Beber menos alcohol
  3. Ir al gimnasio
  4. Perder un par de kilos (o diez)
  5. Leer
  6. Ir al teatro
  7. Tener tiempo para mi
  8. Tener tiempo para los míos
  9. Encontrar pareja (o perderla de vista)
  10. Hacer lo que me gusta (o descubrir lo que me gusta)

He dado en el blanco, ¿verdad? Sientes como propios muchos de estos objetivos. Préstales un poco de atención y verás que todos tratan sobre el deseo de hacer algo o el deseo de dejar de hacer algo.

Cambiar de hábitos no es fácil. ¡Qué me lo digan a mi! Te voy a poner un ejemplo. Hace tiempo que trato de ir reduciendo al mínimo el consumo de azúcar. Hace ya algún tiempo eliminé por completo de mi dieta los refrescos y zumos artificiales. Hace dos años, por estas fechas, di un paso más y también renuncié a tomar azúcar con el café. ¡Para alguien tan cafetero como yo (puedo tomar 4-5 tazas al día), esto supone muuucho azúcar! Pues bien, las primeras semanas fueron bastante duras. ¡El café me daba asco! Lo seguía tomando pero no lo disfrutaba hasta que, un par de meses después, me acostumbré y empecé a apreciar el sabor amargo del café sin edulcorar. A día de hoy estoy súper contento de este pequeño logro que, además, me llevó a pensar lo siguiente:

Muchas veces lo dulce es lo fácil pero aunque sea muy tentador si consigues prescindir de ello saboreas una vida más auténtica. Quizás un poco más amarga pero mucho más intensa y veraz.

Por lo tanto, aunque te cueste, te animo a que empieces a hacer cosas como ir al gimnasio y dejar de hacer cosas como comer platos preparados todo el santo día. Te lo recomiendo a ti y se lo recomendaría a cualquier persona. Sin embargo, cómo aquí de lo que se trata es de SER LIBERTO la cosa se pone un poco más difícil todavía.

Te propongo que en tu lista de buenos propósitos no solo incluyas objetivos que impliquen cambiar lo que haces sino también lo que eres porque, por si no te habías dado cuenta, ¡SER LIBERTO es un auténtico proceso de transformación personal!

 

SER LIBERTO, una dirección hacia la que encaminar tus pequeños objetivos

La imagen reproduce un cuadro de Pedro Ruiz, pintor colombiano al que tuve el placer de conocer en Bogotá y me sirve para ilustrar esta idea de trayecto, de viaje o de travesía que implica SER LIBERTO. En este mismo sentido, la fotografía principal de este post fue tomada durante un relajante paseo por los manglares de Cartagena de Indias.

Desde hace años SER LIBERTO es mi principal objetivo en esta vida y, sinceramente, creo que cada año lo soy un poco más. Es decir, que voy dando pasos en la buena dirección. Me queda mucho camino por hacer pero lejos de desanimarme esto me motiva porque estoy disfrutando muchísimo de este apasionante viaje.

Creo que la mejor forma de irse acercando a este gran objetivo que es SER LIBERTO es entenderlo como una dirección hacia la que encaminar tus objetivos más modestos e ir celebrando cada uno de estos pequeños logros.

Por ejemplo, un objetivo para 2018 que te ayudará a SER LIBERTO puede ser proponerte vender o regalar 10 objetos que no utilizas y empezar así a practicar el minimalismo. Es un pequeño objetivo fácilmente alcanzable que te dará confianza y energía para plantearte otros más grandes. Te hablaba de ello hace unas semanas en un post que titulé ¡Me voy a Lisboa, invitado por Wallapop! Y tú, ¿aceptas el reto?.

 

El reto: SER LIBERTO durante una semana. ¿Te atreves?

Hoy, sin embargo, te quiero proponer un reto un poco más elaborado: SER LIBERTO durante una semana.

Sí, tal como lo oyes.

Te propongo que hagas una especie de experimento para descubrir qué tal te sentaría SER LIBERTO.

Solo tienes que abrir el calendario, elegir una semana (marzo o abril sería ideal) y trata de dejártela lo más libre posible. Si te la puedes coger de vacaciones, genial. Si no, no pasa nada, pero reduce al máximo tus obligaciones para poder disponer del máximo de tiempo.

¿Listo?

Pues ahora piensa en todas aquellas cosas que te gustaría hacer durante esos 7 maravillosos días. ¡Ojo! Digo hacer no tener. Piensa en aquello que creas que te haría vivir más. Ya sabes que hay muchas formas de SER LIBERTO, sin embargo te recomiendo que a la hora de idear cómo será tu semana liberto tengas en cuenta los siguientes aspectos:

1-Busca un equilibrio entre planificar e improvisar. Lo ideal es un 50%-50%. Es decir, que sepas lo que vas a hacer durante la mitad de las horas del día y dejes la otra mitad libre para que ocurran cosas. ¡Ah! Y sí se presenta una propuesta mejor no dudes en cambiar de planes. ¡No hay nada peor que ser víctima de nuestras propias rigideces!

2-Reconecta con el niño o niña que llevas dentro y piensa en qué cosas te gustaba hacer cuando eras pequeño y te importaba un bledo lo que pensara el resto. Desde pintar con acuarelas, hacer teatro o pasear por la playa recogiendo conchas. ¡Qué no te dé vergüenza!

3-Haz algo nuevo. Sí, la vida no se puede hacer más larga pero sí más ancha. Está muy bien pensar en hacer lo que sabes que te gusta pero nunca tienes tiempo para ello pero piensa que quizás hay mil cosas más que podrían ser súper chulas y no haces porque sencillamente no las conoces o no te has atrevido nunca. ¿Por qué no te apuntas a un taller de cocina tailandesa? ¿Te atreverías a ir a una sesión de meditación mindfulness? ¿Y a bailar sevillanas?

4-Comparte tu tiempo con personas que lo merezcan. Es muy importante que tu semana liberto no sea una semana solitaria. Queda con aquellas personas a las que te gusta dedicar tu tiempo porque con ellas la vida es mucho mejor. Te aconsejo, sin embargo, que pases de compañeros de trabajo y de aquellas personas que se encuentran en las antípodas de SER LIBERTO. ¡No queremos que te arruinen la semana!

5-Concédete tiempo para cuidarte. Come bien, duerme las horas que necesites, haz ejercicio… ¡No quiero que tras tu semana liberto estés una semana de baja para recuperarte! Querer vivir más no quiere decir querer devorar la vida. SER LIBERTO es justo lo contrario, es aprender a saborearla.

¿Te atreves?

Si todavía no lo has hecho, te recomiendo que te suscribas a SER LIBERTO para recibir el MÉTODO DE LAS 7D. Es una hoja de ruta que te ayudará a planificar tu semana liberto, esa pequeña prueba que debería figurar entre tus propósitos para este 2018.

Si lo haces, ¿me lo contarás?

¡QUIERO SER LIBERTO!

2 Comentarios
  1. Sandra Guerrero 4 meses

    Hola Francesc!

    Me ha gustado mucho lo que comentas que primero hay que trabajar el SER para luego centrarse en el HACER. Este es el motivo por el que me gusta madrugar, dedico la primera hora del día a mi trabajo interior.

    Y sí, puedo garantizar que cuando se cambia el ser, ¡todo el entorno cambia!

    Un abrazo,
    Sandra

    • Autor
      Francesc Soler 4 meses

      Pues sí, a veces queremos cambiar las cosas que HACEMOS sin cambiar lo que SOMOS y los cambios ni se disfrutan ni se mantienen en el tiempo. ¡El efecto rebote, además, puede ser un horror!

      ¡Abrazo liberto!

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2018 Ser Liberto  | Información Legal | Diseño Web

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?